Publicidad

Chistes cortos del 10 de noviembre

Yolanda cuenta de un marido que llega tarde a casa. David habla de un marido que le dice a su mujer: Cariño, que hace una hora que tu madre se cayó del tejado. Meri: Mamá, mamá, que Pablito me ha besado a la hora del recreo. Diego pregunta: ¿Por qué el cocodrilo de Lacoste tiene la boca abierta? Martina: ¿cómo se reconoce a un motociclista feliz?

Leo Harlem cuenta de tres tíos vacilando sobre sus capacidades en la cama y su calidad como amantes. El primero dice: cogí a mi chica, le di una crema relajante, luego camboya buena, le hice gritar durante media hora... Martina Klein habla de un padre y un hijo esquimales que están paseando y le dice el padre: Hoy te voy a enseñar a pescar encima de una capa gruesa de hielo. Diego Arjona relata la historia de un hombre que va al médico porque tenía un grave problema de impotencia. Doctor, deme algo. Usted lo que tiene es un deterioro de los músculos de su zona, de su pene...

Yolanda Ramos cuenta de un bote de unos naúfragos donde van un francés, un ruso y un español. Dice el francés: estamos pasando mucha hambre y no puedo soportarlo que mis compañeros pasen hambre... Meritxell Huertas cuenta de un cura que entra en la Iglesia y pilla al monaguillo bebiéndose el vino y comiéndose las hostias. El cura le dice: Pablito, ésto que estás haciendo es un pecado muy gordo... David Amor se refiere a un niño que va junto a su madre y dice: ¿Mamá, la chacha es una santa? ¿Por qué dices eso? Por que ayer pasé junto a su cuarto y escuché que decía "me voy al cielo".