@SUPERFALETE COMENTA EL PROGRAMA 7 DE 'CASADOS A PRIMERA VISTA'

@SUPERFALETE COMENTA EL PROGRAMA 7 DE 'CASADOS A PRIMERA VISTA'

"A cascarla si no fluyes" por @SuperFalete

@SuperFalete comenta la séptima entrega de 'Casados a primera vista': "Creo que en algún momento, a finales del siglo XV o principios del XVI, Leonardo da Vinci consiguió crear una máquina del tiempo y convenció a Juan Diego para viajar al siglo XXI. De otro modo no se explica sus “Gorda, tienes el frigorífico vacío” o “En Murcia los gais están por ahí sueltos"

"A cascarla si no fluyes" por @SuperFalete
"A cascarla si no fluyes" por @SuperFalete | antena3.com

Creo que en algún momento, a finales del siglo XV o principios del XVI, Leonardo da Vinci consiguió crear una máquina del tiempo y convenció a Juan Diego para viajar al siglo XXI. De otro modo no se explica sus “Gorda, tienes el frigorífico vacío” o “En Murcia los gais están por ahí sueltos”.

Samantha se queda de piedra cuando le ve regatear precios en el supermercado, como si estuviera en un mercado medieval. También es cierto que, gracias a él, sabemos que el polvo de los espaguetis es cancerígeno y que "Hay que echarle más aceite de girasó pa que no se peguen los aspagueti". Cuando acompaña a Samantha a un casting y ve que otro actor la besa, él se niega a besarla después sin que se lave los dientes porque “tiene babas de otro tío” y estalla una discusión.

Ella se queja de que él parece que no siente más atracción por ella que la sexual y Juan Diego, diplomático como siempre, le responde "Has sido tú la que te has encimao a mí".

Por su parte, Jordi y Mónica siguen conviviendo con la familia de ella. Siempre hay comida o cena con los padres y la abuela. Me cae muy bien la abuela, que hace gala de su experiencia en cada frase. No le molesta que Jordi fluya, lo que quiere es que fluya hacia un puesto de trabajo. Él no está nada convencido, aunque reconoce que lleva mejor el tema de la cocina: “Estoy aprendiendo a cortar fruta”. Mónica está algo molesta porque Jordi siempre le amenaza con el kamasutra, pero a la hora de la verdad tampoco fluye en este tema ni con velas, pétalos y masajes. Jordi se limita a reconocer que le pone ‘hot’.

Los Jesuses tampoco funcionan. Jesuli le prepara un desayuno con churros y luego se lleva a Jesús Carrillo a un pueblo lleno de cuestas, lo que provoca una discusión en la que Jesús dice que Jesuli no es modelo ni ‘sírfide’, que parece Winnie the Pooh. Hay que reconocer que Jesús tiene una actitud algo negativa con Jesuli. Al volver, Jesús Carrillo intenta congraciarse con su marido y se dirige al mercadillo a comprarle unas zapatillas ‘animalprín’ y una camisa de cuadros, pero Jesuli estalla: “No estoy seguro de que esto vaya a salir bien”. Nosotros tampoco.

María y Rafa siguen con su convivencia, algo marcada por las fluctuaciones de Rafa. Su relación parece el sudario de Penélope: todo lo que Rafa va tejiendo hasta la noche lo deshace al despertarse de mala leche. La hermana de María tampoco lo pone fácil al repetir constantemente que para su hermana quería un hombre con estudios. “Yo no soy pijo, no soy abogao”, contesta él. Y al final tiene que mediar una amiga de María, que le confiesa a Rafa que ve a María agobiada y eso es buena señal, porque todo el mundo sabe que lo mejor para mantener viva la llama del amor es agobiar a tu pareja.

Jonathan y Marie han avanzado mucho. Cuando despierta ella el día de su cumpleaños él le regala una manualidad que hizo hace unos años. No es un “TE QUIERO, MAMI” de macarrones, pero casi. Luego hay que reconocer que lo arregla porque le regala una tarta y hace venir a los amigos de Marie desde Madrid. Bien jugado. Desde entonces han cambiado las cosas y se les ve más próximos. Se besan y se abrazan. “Todo empieza a fluir”, que diría Jordi.

Y he dejado para el final el primer divorcio. Lo de Jaime y Ruth estaba cantado desde el primer día. Tuvieron su crisis de los ronquidos, su crisis del puticlub lisboeta y la crisis del torrefacto, pero había algo insalvable: a Jaime no le gustó Ruth desde el primer momento, aunque no lo dijera hasta pasadas unas semanas. No pudo ser. Ella le llama mentiroso y él contesta con un “A cascarla guapa”. Los dos firman el divorcio y Jaime advierte que vuelve a estar en el mercado. Ya sabéis, por si os interesa.

| Madrid | 21/02/2017

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.