En la basura de Adrián y Alessandra encontramos preservativos y ropa interior rota que nos hace pensar en OTRA noche de amor hot, como nos tienen acostumbrados. No había rastos de comida. Es posible que no tuvieran tiempo para tomar un bocado. Esta pareja no sé si va a continuar o no, pero que se van a entretener pensándoselo no tengo ningún a duda.

En la de Sheyla y Carolyne encontramos restos de productos de peluquería con los que se tramó el cambio de look de esta última y como 200 cápsulas de Nespresso. Otra vez se pasaron la noche dale que te pego a la lengua…en conversación. Esta pareja no ha tenido un momento de intimidad física en todo el programa , pero lo que es analizarse, se han analizado que no veas. Han debatido cada frase con moviola. Es posible que sigan casadas sólo para poder seguir discutiendo sobre una frase que dijeron en la noche de bodas o un comentario que hicieron en una gasolinera en la luna de miel.

En la de Damaris y Gabriel encontraron restos de arroz con atún , y los platos rotos. Parece que a alguien no le apetecía el menú y así lo hizo saber. ¿Continuará esta pareja? . Quizás una subscripción a Canal Cocina o un piso encima de un telepizza puede salvarla pero no tienen todas consigo.

La de Julián y Maria José era imposible de descifrar… ¿qué había pasado ahí?

Les habíamos dejado cuando Maria José se marchó de casa de Julián bajando a todos los santos del cielo (y tirando de la pared algún ídolo de madera de paso) para desaparecer para siempre.

Pero Julián fue a buscarla al hotel y todo cambió.

“ Fue todo como pelillos a la mar “ – nos dice Encarna, la vecina de debajo de Julián – “ prontos tontos de una . Hasta le ayudó a volver a colgar una máscara de madera. Pusieron música clásica y parecía que todo bien. El caso es que como una hora más tarde se escuchó a Maria José gritar PERO ES QUE SIEMPRE TIENES QUE DECIR GILIPOLLECES y de repente vimos salir volando por la ventana un objeto extraño que se reventó en la acera. Nos costó identificarlo pero era claramente una mesa de centro hecha con un palé. Al rato bajaron juntos a recogerla cogidos de la mano y dándose abrazos, y se pusieron a repararla allí mismo. “

Así están las cosas con estos dos. O continúan juntos para siempre o se arrancan los pelos en el despacho de los psicólogos. Depende del momento en el que se encuentre.

Id cogiendo los kleenez y haced café, nos espera un último viaje. Hasta el jueves!