Cayetano Martínez de Irujo ha confesado cómo ha sido para él contarle a sus hijos todo lo que le ocurrió durante la infancia. Afirmada que ha vivido a través de ellos la infancia y la adolescencia que le habría gustado tener a él. Sobre si comenta con sus hijos las cosas tan duras que ha vivido en la niñez, Cayetano nos cuenta que sí puede hacerlo pero que a sus hijos no les gusta mucho por verlo llorar.

Sobre la gran similitud que existe entre él y su madre, Cayetano ha comentado los puntos en los que se parece más a ella. Además, también ha hablado del hecho de que su hermana Eugenia estuviera toda la vida en un pedestal por ser una de las más deseadas. Afirma que nunca ha sentido celos ni envidia de su hermana.