Arturo Valls y su debilidad por los disfraces: 10 ideas originales para los espectáculos en los balcones

Publicidad

Antena 3 » Programas » Ahora Caigo » Arturo Valls

¡Sin complejos!

Arturo Valls y su debilidad por los disfraces: su top-10 en el Día del Orgullo Friki

Ha sido Harry Potter y Elvis, burbuja de cava y Kim Kardashian, Mona Lisa y Drácula... Porque, aunque han pasado concursantes frikis por '¡Ahora caigo!', ninguno supera a Arturo Valls.

En resumen

  • Antes muerto que sencillo como Kim Kardashian

Arturo Valls se disfrazó de Kim Kardashian por Halloween. Le preguntaron al presentador de qué se quería disfrazar y su respuesta fue de la artista internacional, ya que los disfraces de políticos ya estaban cogidos.

  • Emocionando como Coco al cantar 'Recuérdame'

El programa especial por el día de los muertos empezó con una sorprendente actuación de Arturo Valls. El presentador cantó 'Recuerdame' como Coco, de la película de Disney.

  • Cumpliendo su sueño como burbuja de cava

En el año en el que la selección española de natación sincronizada protagonizó el más popular anuncio de cava, Arturo Valls no pudo resistirse a convertirse también en burbuja.

  • Presumiendo de músculos como centauro

Arturo Valls presentó este especial Mitología vestido como un peculiar centauro.

  • Como Michael Knight con su coche fantástico

En este programa de personajes míticos de la televisión, Arturo Valls se caracterizó de Michael Knight.

  • Hecho un cuadro como la Mona Lisa

Arturo Valls se merece un retrato... y quizá por eso fue la Mona Lisa en el especial 'obras de arte'.

  • Un guiño a la literatura como Harry Potter

Arturo Valls se convirtió en Harry Potter en este especial 'Día del Libro'.

  • Moviendo la pelvis... como Elvis Presley

Arturo Valls se atrevió a imitar a Elvis Presley en un especial dedicado a la música.

  • De miedo: como Conde Drácula

Arturo Valls disfrazado de Conde Drácula en el Especial Halloween en ¡Ahora caigo!

  • De dorada estatuilla de los Oscars

En un especial dedicado al cine, Arturo Valls no podía resistirse a vestirse de dorado. Podría confundirse con la burbuja de cava pero no, era la estatuilla de los Oscars