Una de las premisas con las que parte 'Mentiras', este adictivo thriller, es la facilidad con la que se puede mentir, incluso en temas tan sensibles como el de una violación. Tras una primera cita, una profesora denuncia que un médico ha abusado de ella. No lo recuerda bien, tiene lagunas, cree que ha podido ser drogada. El primer episodio de 'Mentiras' muestra el calvario de esta mujer por hacerse creer, la vergüenza, las dudas de su propia hermana, las pruebas médicas a las que es sometida, los interrogatorios de la policía. No hay nada que pruebe su versión.

La situación se complica con el perfil del sospechoso, un cirujano respetado, elegante y discreto, con un hijo adolescente. También cuando ella expone a este hombre en las redes sociales, lo que le convierte a él en otra víctima, esta vez de las fake news. Las dudas asaltan al espectador. ¿Será Xavier un falso culpable o lo que cuenta Laura sobre él es cierto?

Como todo buen thriller que se precie las piezas irán encajando a medida que avance la trama. El espectador va descubriendo retazos del encuentro romántico al mismo tiempo que la protagonista los va recordando a modo de flashbacks. En principio, el punto de vista de la serie es el de ella, nos tenemos que fiar de lo que la víctima nos cuenta. Y la verdad es que queremos creerla porque es fácil empatizar con su dolor, ponerse del lado del más débil. Pero sus impulsivas decisiones (como hacerle escarnio público a través de la viralización de un mensaje sin prueba alguna) provocan que apoyemos a este hombre que, mientras no se demuestre lo contrario, es inocente, aunque nos sintamos culpables por pensar así (nadie quiere creer que una mujer miente en un tema como en de una violación). Este es el juego que ofrece esta ficción televisiva: ponerte en la piel de uno y de otro, intentar comprender y averiguar quién de los dos no dice la verdad. Para más inri, la hermana de Laura, enfermera, trabaja con Xavier, y Laura es la profesora del hijo del médico.

'Mentiras' es una adaptación de la británica 'Liar', escrita por Harry y Jack Williams ('The Missing', 'Rellik'), un excelente thriller que nos mantuvo en vilo prácticamente hasta el final, logrando que dudásemos constantemente. Para el espectador que haya seguido esta serie protagonizada por Joanne Froggatt y Ioan Gruffudd, el efecto sorpresa se diluye, al menos en su arranque, aunque está por ver qué nuevos giros nos han preparado en su versión española. La elección del reparto es una de las grandes bazas de 'Mentiras', con un Javier Rey ('Fariña') entre dos aguas, simpático y atemorizado al mismo tiempo, y Ángela Cremonte ('Amar es para siempre'), sorprendente en su registro dramático.

El entorno soleado de Mallorca aporta ese toque luminoso a una trama sombría y delicada, que se irá enrocando cada vez más, a medida que vayamos descubriendo quiénes son estos dos personajes realmente. Junto a la pareja protagonista, el primer episodio dirigido por Norberto López Amado y escrito por Marina Velázquez, Javier San Román y Tatiana Rodríguez, cuenta con las apariciones, entre otros, de Manuela Velasco (hermana de Laura), Miquel Fernández (el ex novio policía de Laura), Itziar Atienza ('Presunto culpable') y Paco Tous, como la pareja de policías. Cuando veas el primer episodio querrás saber más.