ObjetivoTV » Número de Serie » Posts

NÚMERO DE SERIE

Así es el idealizado 'Hollywood' de Ryan Murphy

Menos provocador e incisivo que de costumbre, Ryan Murphy, el creador de 'Glee' y 'American Horror Story' destapa los prejuicios de la industria del cine mientras reinventa la historia.

'Hollywood' de Ryan Murphy

Netflix 'Hollywood' de Ryan Murphy

Publicidad

Tras 'The Politician', Ryan Murphy y Ian Brennan ('Glee') producen para Netflix su segundo proyecto. En 'Hollywood' se vuelve a incidir en la tiranía de los estudios, tal y como hiciera con su cruel retrato del paso del tiempo en 'Feud', con Jessica Lange y Susan Sarandon como las eternas rivales Joan Crawford y Bette Davis. En esta ocasión, Murphy se aleja de la realidad para reinventar la historia. La magia del cine también es esto, como ya demostró Quentin Tarantino con el caso Sharon Tate en la magnífica [[LINK:EXTERNO|||https://www.antena3.com/se-estrena/temas/erase_una_vez_en_hollywood-1|||'Érase una vez en… Hollywood']]. Murphy combina en 'Hollywood' su amor por el cine con su odio hacía los habituales prejuicios de una industria idealizada de la que denuncia su falsa libertad, señalando el racismo, la homofobia y el sexismo que continúan hoy día. ¿Qué hubiera pasado si…?, se pregunta. Qué hubiera ocurrido si los que hubiesen tenido el poder entonces (como lo tiene él ahora) hubieran sido actores, guionistas y productores habituados a ser la minoría por su sexo, el color de su piel o su orientación sexual. ¿Qué hubiera pasado si hubieran podido contar sus propias historias? Dicho así, 'Hollywood', de primeras apetece, pero veamos qué nos cuenta y sobre todo cómo lo cuenta finalmente Murphy.

En 'Hollywood', Jack Castello (David Corenswet, 'The Politician'), un veterano de guerra y aspirante a actor –como tantos otros que intentan ser contratados en los ficticios estudios Ace– trabaja en una peculiar gasolinera regentada por gigolós, donde conoce a un hombre de negocios (Dylan McDermott, habitual de Murphy). Agobiado porque será padre de forma inminente, se prostituye (con una socialité, la mujer de un jefe del estudio: Patti LuPone en plan diva). Mientras, otro aspirante, que cambia su nombre al de Rock Hudson (Jake Picking, 'Top Gun: Maverick'), se enamora de un guionista (Jeremy Pope, nominado al Tony).

Estos personajes se unen a un prometedor director filipino (Darren Criss, habitual de Murphy, que ganó el Emmy por 'El asesinato de Gianni Versace') y a su novia, una actriz negra (Laura Harrier, 'Infiltrado en el KKKlan') harta de interpretar a sirvientas (algo que puede recordar a la Mammy de 'Lo que el viento se llevó'). Este grupo de inadaptados, muy al estilo de los protagonistas de 'Glee' o de su antología 'American Horror Story' (pienso en concreto en la temporada del circo), reivindican un lugar en el mundo, en este caso en una industria que no destaca por ser inclusiva exactamente. El estreno de su película 'Meg' rompe con los prejuicios y las barreras raciales. Si bien la serie gana puntos con la aparición de muchas caras conocidas –entre ellas, la de Jim Parsons ('The Big Bang Theory') como Henry Wilson, un agente que descubrió a atractivos intérpretes como Rock Hudson o Robert Wagner– y otras estrellas invitadas (el director Rob Reiner y las actrices Mira Sorvino y Maude Apatow), a diferencia del Hollywood imaginado por Tarantino, en la serie de Murphy todo resulta demasiado trivial y naíf.

Si ya con 'The Politician' hubo división de opiniones, la crítica en Estados Unidos se ha cebado con 'Hollywood', a la que Variety califica sin miramientos como "el primer fracaso absoluto de su carrera posterior a 'Glee'". Nadie pone en duda que la ambientación, el vestuario y el glamour propio de la década de los 40 son fabulosos, pero, como comentan en TvLine, la mirada a la Edad de Oro de la industria del cine se queda en mera apariencia, con muchos hombres marcando pectoral, pero sin la caña y mala baba que se le presupone a su creador.

Algo parecido comentan en Indiewire que destaca que la serie no rasque un poco más y se contente con desmantelar ciertas dinámicas de poder ancladas desde hace décadas mostrando un Hollywood soñado, pero insustancial, que nunca existió. O lo que es lo mismo, para reescribir la historia, Ryan Murphy tendría que haberse desembarazado de ciertos sentimentalismos. Una cosa es bromear y ser algo frívolo (marca de la casa) y otra, dejarse llevar por una descripción excesivamente liviana. Su habitual humor retorcido se transforma aquí en una mirada edulcorada y algo cursi. La última propuesta que recibió semejantes pullas en el pasado fue su comedia ‘The New Normal’ (2012), que fue cancelada, de hecho, tras su primera temporada.

La serie podrá gustar al público más afín al director, puede enganchar por su magnífico plantel de actores y las ambiciones que mueven a los personajes, pero 'Hollywood' podría haber sido algo más incisivo y provocador. Este tropiezo no será óbice para esperar con ansia los próximos proyectos del prolífico Murphy, como la tercera serie con Netflix, 'Ratched', precuela de 'Alguien voló sobre el nido del cuco' desde la mirada de la enfermera Ratched, que interpretará su musa Sarah Paulson. Murphy regresará al terror, un género en el que es difícil que falle.

 

Publicidad