ObjetivoTV » Número de Serie » Posts

NÚMERO DE SERIE

'Belgravia', claves de la esperada serie de época del creador de 'Downton Abbey'

Dos familias que en apariencia nada tienen que ver se verán relacionadas por un hecho inesperado del pasado. Las intrigas y los cotilleos recorrerán el barrio más chic de Londres: Belgravia.

Publicidad

En 2010 se estrenó la que sería una de las series de época más seguidas y aclamadas por la crítica. 'Downton Abbey' transcurría en Yorkshire, Inglaterra, en 1912, en la mansión de Downton, propiedad de los Crawley, una familia de aristócratas con cuyas andanzas –y las de sus criados– el espectador iba entendiendo los cambios convulsos de comienzos del siglo XX. Todo arrancaba con una tragedia: el hundimiento del Titanic. La familia se veía afectada de pleno porque fallecía el heredero de Downton Abbey que iba en el imponente barco. En su lugar llegaba Matthew Crawley, un joven abogado de clase media, que no era del agrado del clan.

El matrimonio de Robert y Cora apechugaban pues no habían tenido varones, y será su hija mayor, Mary, la que se acabe casando con Matthew. La serie acabó en 2015 tras la emisión de seis temporadas, con idas y venidas de sus actores protagonistas y algunos cameos realmente geniales, como los de Shirley MacLaine, Paul Giamatti o Tom Cullen. Entre sus premios, 11 Emmy y tres Globos de Oro, algunos de ellos por las magníficas interpretaciones de Joanne Froggatt, como la sufrida Anna Bates, doncella de lady Mary, y especialmente Maggie Smith, memorable como la encorsetada condesa viuda de Grantham, madre de Robert. Fue tal su éxito, que en 2019 se estrenó una continuación en forma de película. Es más, en diciembre de este año llegará a los cines una secuela cuya trama principal será la visita de los reyes de Inglaterra al castillo, muy en sintonía con el fenómeno 'The Crown'.

Después de esta apabullante repercusión con 'Downton Abbey', una década después de su estreno, su creador, el escritor Julian Fellowes, ataca de nuevo con 'Belgravia', un guiño al barrio más chic de Londres en el siglo XIX . Conocido por la película 'Gosford Park' (2001), con la que ganó el Oscar a mejor guion, el novelista vuelve a embarcarnos en un drama de época, esta vez, protagonizado por una familia de comerciantes, los Trenchard, que se verá envuelta en las intrigas, traiciones y líos amorosos más propios de los nobles para los que trabajan. De nuevo, nos encontramos con un reparto coral, esta vez, de caras conocidas, y con un nuevo aliciente narrativo ya que la trama se divide en dos líneas temporales.

Fotograma de 'Belgravia'
Fotograma de 'Belgravia' | Epix

La miniserie comienza en junio de 1915 en Bruselas, en plenas guerras napoleónicas, cuando la duquesa de Richmond celebra un baile de gala para el duque de Wellington que se ve interrumpido por la inminente llegada de Napoleón que había cruzado la frontera y la entrada en guerra de algunos de los oficiales presentes, lo que daría lugar a la batalla de Waterloo y, aunque Wellington la ganó, a innumerables bajas (uno de cada cuatro oficiales moriría en ella vestidos con los trajes que llevaron a la fiesta). En esa gala de postín para la élite de la sociedad, los Trenchard son invitados, aunque estén un poco fuera de lugar, y de ese sarao surgirá un notición del que nos enteraremos más en profundidad 26 años después. Tras el salto en el tiempo, la historia se sitúa en el Londres victoriano, en concreto en Belgravia, el barrio de los aristócratas y esa clase media que se había enriquecido gracias a la revolución industrial. En esas estupendas mansiones, las ambiciones de la clase más acomodada encuentran su reflejo en las de sus sirvientes, y los secretos del pasado dejarán de serlo para poner patas arriba la aparente situación de normalidad.

Sin revelar mucho más, digamos que las intrigas, las alianzas imposibles y los cotilleos tendrán que ver con los herederos de dos familias que son como la noche y el día. Por un lado, el patriarca de los Trenchard, apodado El Mago, un hombre de negocios con cierto éxito y que ansía formar parte de la élite, cuya hija, Sophia, llama la atención de Edmund, vizconde de Bellasis y sobrino de la duquesa de Richmond. De esta insólita alianza –él es el heredero de una de las familias más adineradas de Inglaterra– surge el misterio que más de dos décadas después saldrá a la luz pues ambas familias coinciden en el barrio de Belgravia.

Además de los sirvientes, con comentarios con colmillo afilado que rezuman ironía (como aquella criada que compara a una de las mujeres por su altivez con "la primera infanta de España"), destacan en esta miniserie de seis episodios, las interpretaciones de Tamsin Greig ('Episodes'), como la matriarca de los Trenchard, y Harriet Walter ('Killing Eve'), como lady Brockenhurst . Sus encuentros son una delicia, con su vestuario de infarto y sus delicadas tazas de té con una ligeras gotas de limón ácido, como si la hipocresía y los secretos les hicieran rechinar los dientes. Un drama lleno de salseo, pero alejado de propuestas más libres como 'Los Bridgerton'. Aquí, engancha la diferencia de clases, al tiempo que se aspira a eliminar esa barrera invisible con un mensaje universal: el amor, en efecto, lo puede todo.

Publicidad