ObjetivoTV » Número de Serie

NÚMERO DE SERIE

El 17 de julio llega la esperada cuarta temporada de 'Breaking Bad'

Pocas series pueden presumir de tener tanta sustancia, a todos los niveles y nunca mejor dicho, como 'Breaking Bad'. La serie del canal AMC ('Mad Men', 'The Killing') tiene a la crítica de medio mundo ganada, cuenta con no menos entusiasmo entre su fiel público y los premios se amontonan sin descanso. ¿Qué tiene 'Breaking Bad' que nos engancha de esta manera? Lo tiene todo, o al menos todo aquello que caracteriza a las grandes series.

NÚMERO DE SERIE

AMC Breaking Bad

Publicidad

Con un espíritu poco pretencioso, de fotografía virtuosa y actores en las antípodas de lo convencional, 'Breaking Bad' tiene tras de sí un espíritu propio, se diferencia inequívocamente de todo lo demás y ha conseguido mejorar significativamente con cada temporada. Está claro que Bryan Cranston y Aaron Paul, los actores protagonistas, son los pilares fundamentales, pero todos los elementos acompañan en plena sincronización, desde el opening hasta el más mínimo detalle de su soberbia dirección.

A lo largo de estos tres años hemos conocido cómo funciona la mente un hombre de clase media que quiere proveer a su familia antes de que un fatal cáncer de pulmón les deje a todos en la estacada. Pero la serie supera esta línea argumental y abarca muchos más temas que no son ajenos a ninguno de nosotros.
La bondad de Walter White (B. Cranston) da paso a una ambición sin control en la manufacturación de metanfetamina, que le lleva a traicionar a su socio y aunque no quiera amigo, Jesse Pinkman (A. Paul). Recordemos que Walter vio morir a Jane; Jessie desconoce cómo murió realmente su novia y en cuanto lo sepa, todo podría cambiar para siempre en esta particular relación simbiótica. 

Cliffhanger en la tercera temporada

La tercera temporada fue muy especial, por muchos motivos. No sólo se avanzó más en la profunda psicología del protagonista, Walter White, que será el traficante más sui generis de la historia de la televisión, sino que todo giró hacia un punto aún más complejo que las anteriores temporadas. Walter se puso a las órdenes de Gus Fring, en un laboratorio de última generación que producía metanfetamina a ritmo industrial. Todos los espectadores pedíamos a gritos que Jesse volviese a trabajar con él mano a mano y así fue en el tramo final de temporada.
Cada vez que ambos están juntos saltan todas las alarmas y los dos acaban como centro de la diana de Gus, propietario de "Los Pollos Hermanos". Los últimos segundos de la finale de la tercera temporada no tuvieron desperdicio y en la última escena vimos a Jesse con los ojos enrojecidos y un revólver en la mano, mientras que Walter quedaba atrapado en el laboratorio sin poder hacer nada. ¿Apretó Jesse el gatillo? ¿Cómo saldrán los dos airosos esta vez? Si algo caracteriza a 'Breaking Bad' es su capacidad para sorprendernos, por lo que nunca se puede dar nada por sentado. 

No se puede dejar de lado lo interesante que se ha vuelto la relación entre Skyler y Walter, una vez que ella ha descubierto a lo que realmente se dedica su marido y de dónde provienen los fajos de billetes que están en casa. Su intención de blanquear el dinero que gana Walter con la preparación de la droga es una trama espectacular. No sólo tiene a Jesse en el negocio, sino que ahora Mister White puede tener de socia a su todavía mujer.
Si a esta peculiar situación le juntamos la delicada salud de Hank (cuñado de Walter) en silla de ruedas como consecuencia de las acciones de Walter, la tensión está en un punto altísimo y puede provocar cambios irreversibles en el interesante elenco de 'Breaking Bad'. 

El nuevo material promocional de los próximos capítulos está prodigándose en la red con cuentagotas y con una carga spoileadora ínfima. La larga espera ha merecido la pena y el 17 de julio descubriremos que nos trae la cuarta temporada de una de las mejores series del momento. Cualquier cosa es posible en 'Breaking Bad'. Y eso es, precisamente, lo que nos tiene enganchados a ella.

Publicidad