En drama…
‘Homeland’
ha arrasado en las categorías dramáticas. Mejor serie, mejor guión (por el capítulo piloto) y mejor actor y actriz principal. Que es una gran serie está claro, que fue el estreno revelación de la temporada pasada, también, pero en las crónicas de hoy muchos dudan de que se haya ignorado tanto a  ‘Mad Men’, que llevaba cuatro Emmys consecutivos como mejor drama. Está claro que premiar a una serie no es menospreciar a otra, pero es incomprensible, que hasta la fecha, ningún actor principal de ‘Mad Men’ tenga un Emmy. Otra vez será para los publicistas.

En el apartado interpretativo Claire Danes merecía el reconocimiento como mejor actriz dramática por su complejo papel de Carrie Mathison y lo mismo ocurre para su partenaire Damian Lewis. En los secundarios se repartieron bien los premios: Aaron Paul ganaba su segundo y merecidísimo Emmy por ‘Breaking Bad’ (recogió el premio muy emocionado) y Maggie Smith hacía lo propio por ‘Downton Abbey’.

Bryan Craston se queda sin Emmy por primera vez desde que empezó ‘Breaking Bad’ (llevaba tres consecutivos), Jon Hamm y Michael C. Hall se quedan como eternos nominados y ‘The Good Wife’ no se lleva ninguna estatuilla en interpretación más allá del Emmy a Marta Plimpton como actriz invitada.

En comedia...
Por tercer año consecutivo ‘Modern Family’ gana el premio a mejor comedia y repite también en actores de reparto, donde todo el casting adulto estaba nominado. Eric Stonestreet y Julie Bowen recogían sus estatuillas y suponía el segundo Emmy para ambos actores.

En actores principales ganó Jon Cryer por ‘Dos Hombres y Medio’ y Julia Louis-Dreyfus ganó el premio a la mejor actriz por ‘Veep’. Este último galardón fue muy criticado y comentado en las redes sociales, ya que había muchas actrices de nivel nominadas junto a Louis-Dreyfus, que ganó en contra de todas las quinielas.

‘Girls’ se quedaba así sin una sola estatuilla y ‘Mujeres Desesperadas’ tampoco tuvo un mínimo reconocimiento con la nominada y fallecida Kathryn Joosten. Tampoco tuvo suerte ‘New Girl’ que no se llevó ni un solo Emmy de los tres a los que aspiraba.

Desde luego las categorías de drama fueron mucho más inesperadas que las de comedia.

Y en tv movies…
‘American Horror Story’
se fue casi de vacío si no llega a ser por el premio a Jessica Lange como actriz de reparto, que estaba más que anunciado. También tuvo suerte la miniserie ‘Hatfields & McCoys’ que premió a su protagonista, Kevin Costner, y a su actor secundario, Tom Berenger.

Pero fue ‘Game Change’, el biopic de Sarah Palin, la tv movie que se alzó con mejor tv movie, dirección, guión y mejor actriz para la impresionante Julianne Moore. Unos premios igual de previsibles que merecidos.