El estreno de ‘Girls’ ha tenido un matiz diferente, al saber que la próxima temporada será la última. Justo por ello hemos disfrutado aún más un episodio muy completo, condensando todo lo que nos gusta de la serie de un solo golpe. La boda de Marnie ha sido el escenario perfecto para ver lo mejor y lo peor de cada personaje, con muchas escenas dignas de aplauso. Si a algo no tiene miedo Lena Dunham es a empujar sus personajes hacia situaciones ridículas, pero consiguiendo que el espectador no sienta nunca vergüenza ajena.

Hannah ha vuelto a ser Hannah, haciendo lo que quiere después de su fracaso como escritora en Iowa. Verla empapada en su vestido de dama de honor frente a una Marnie con varias capas extra de maquillaje, es una escena con la que te ríes de forma obligada. Las dos tienen una relación de amor odio muy bien llevada y que además aporta un punto de vista muy interesante entre la amistad de dos mujeres jóvenes.

La sorpresa ha llegado de la mano de Jessa, que finalmente cede ante la irresistible antipatía de Adam. El lío ya se ha formado y la confrontación de este doble engaño hacia Hannah será uno de los momentazos de esta temporada. Sin duda Jessa es la menos querida de las cuatro y esta puede ser su oportunidad para reclamar su lugar como el 25% del elenco protagonista.

Tampoco descuida el episodio al grupo de chicos, a los que retrata con pocos prejuicios y muy buen ojo a la hora de captar las aspiraciones masculinas desde muchos puntos de vista. Igual de buenas, aunque totalmente diferentes, han sido todas y cada una de las frases de la madre de Marnie, interpretada por la gran Rita Wilson, que suelta auténticas perlas a su hija el día de su boda: “Pareces una taza de Starbucks”.

Por todo esto y más, es incuestionable que ‘Girls’ ha sido y es una serie libre, que se ha movido entre una interesante mezcla de géneros y con una visión única y muy actual de las relaciones sexuales y amorosas entre aquellos que se alejan del dígito 2 para pasar al 3. La autonomía creadora de Lena Dunham tiene su mejor ejemplo en ‘Girls’, una serie absolutamente imprescindible en el catálogo seriéfilo actual. Tendremos capítulos muy diferentes al primero de la quinta temporada, que para eso Lena está preparando el acto final de un inmejorable primer legado televisivo.