Con un estilo propio y unos personajes reconocibles, ‘Girls’ ha hecho un honesto retrato de la generación Y, la que vive pegada al móvil e internet. Criticada y odiada a partes iguales ha sido una de las propuestas de ficción más atractivas del año. Aquí van las diez razones que hacen de ‘Girls’ una serie imprescindible y necesaria en tu catálogo seriéfilo:

1. Hannah. “Creo que puede ser la voz de mi generación o una voz de una generación”. Con esta gran frase es imposible no adorar al personaje principal, Hannah Horvath. Su mezcla de egolatría desmedida e inseguridad hacen de esta veinteañera una delicia para el espectador. Hannah no tiene miedo a reírse de sí misma, una cualidad que la hace cercana, como si fuese tu amiga de toda la vida.

2. Adam, el personaje masculino que rompe todos los estereotipos. Al principio Adam fue presentado como descuidado, un chico que trataba fatal a Hannah y que no quería saber nada de ella. Pero a medida que ha ido avanzando ‘Girls’ se ha transformado, y mucho, su personaje, que rompe con todos los estereotipos de chico malo que hemos visto en una serie de televisión. Quizás sea él y no Hannah el que apuesta por la relación de ambos.

3. El sexo sin tapujos. En contra de la estética suave que suele tener el sexo en las series, ‘Girls’ ha apostado por secuencias en las que el sexo es algo natural, torpe, con interrupciones y no una comedia romántica en la que suenan violines.

4. El homenaje a ‘Sexo en Nueva York’. El personaje de Shoshanna se ha encargado de hacer continuas referencias a la comedia de HBO protagonizada por Sarah Jessica Parker. Un cartel de la película en la casa de la más ingenua de las chicas y menciones repetidas al estilismo de las actrices han recordado la similitud entre las dos comedias, aunque salvando muchas distancias.

5. Diálogos. No es fácil dialogar en una serie en la que cada personaje tenga voz propia y no se repita el mismo sentido del humor, pero ‘Girls’ lo consigue a través de unos diálogos rápidos, muy bien escritos y que fluyen de forma natural. Sin duda, uno de sus puntos fuertes.

6. Retrato de una generación. La comedia de HBO ha sabido retratar las aspiraciones, conflictos e intereses de una generación entera. Además ha conseguido poner el prisma en distintos arquetipos femeninos y también en los masculinos (Adam o Charlie, el novio de Marnie).

7. Nueva York. ‘Girls’ ha mostrado otra Nueva York, muy distinta a la que estamos acostumbrados. La mayoría de exteriores corresponden a Willemsbrug (Brooklyn), un distrito alternativo e indie de la gran manzana.

8. La banda sonora. Desde Britney Spears, hasta Beyoncé, Robyn y una larga lista de grupos independientes han sonado en ‘Girls’. La música ha sido tan eclética como las cuatro chicas que componen el grupo de amigas y se ha utilizado como un recurso que potenciaba el contenido emocional de los diálogos (como la gran secuencia entre el baile de Hannah y Marnie).

9. El vestuario. Es obvio que en cuanto a vestuario no se ha dejado nada a la improvisación. El look de las cuatro chicas está diseñado al milímetro y presenta un abanico de estilismos muy amplio: desde lo más moderno a lo más clásico.

10. La amistad entre mujeres.  Nuevamente volvemos a ‘Sexo en Nueva York’ que puso el foco en la relación amistosa entre cuatro treintañeras acomodadas. ‘Girls’, en cambio, ofrece su visión de la amistad femenina entre cuatro jóvenes veinteañeras que viven bajo la influencia de Twitter y los comentarios en Instagram, pero que a pesar de los cambios tecnológicos y sociales, son igual de amigas.