Buenafuente se fijó en los clásicos de la tele americana, David Letterman o Jay Leno, e importó una mezcla de monólogos, sketches, música en directo, skylines estadounidenses, entrevistas y tazas de usar y tirar. Primero lo hizo en la tele catalana, 'Una altra cosa' y 'La cosa nostra', y en 2005 Antena 3 lo reclamó para demostrar que en España se podía hacer una tele nocturna sin las estridencias habituales durante años.

Buenafuente en la tele nacional

Maurizio Carlotti creyó en el proyecto. El exconsejero delegado de Antena 3 fichó a Buenafuente para que prosiguiese un camino que la temporada anterior habían abierto Florentino Fernández y compañía con 'UHF'. En 'Buenafuente', que así se llamó el invento, conocimos al Neng de Castefa y disfrutamos con la niña de Shrek, famosa ya en 'Homo Zapping'. El programa pasaría posteriormente a La Sexta, que también emitió el show. Y Andreu tuvo más adelante otros proyectos en la casa, 'Buenas noches y Buenafuente' y 'En el aire'.

El late-show en España

Javier Gurruchaga ya utilizaba contenidos propios del late-show a finales de los ochenta en 'Viaje con nosotros'. Pero el primer late-show de España fue, sin lugar a dudas, 'La noche se mueve'. Este proyecto nació en Telemadrid con Wyoming como presentador.

No podemos olvidar en este terreno a Pepe Navarro, que en Antena 3 tuvo su primera oportunidad en el género con 'Estamos todos locos', Xavier Sardà, actual tertuliano de La Sexta, Eva Hache, Manel Fuentes o David Broncano.

Otros comunicadores tuvieron menos suerte en una franja siempre complicada para la tele estatal: Francis Lorenzo, Máximo Pradera, Jesús Vázquez, Carolina Ferre, Isabel Gemio, Cristina Tárrega o Manu Sánchez.

El otro show de Buenafuente

Buenafuente conducirá otro show en 2020: la gala de los Goya. El showman se muestra ilusionado: "Cuanto más tiempo llevas en esto, más consciente eres de lo verdaderamente emocionante. Que después de tantos años, confíen en uno para que presente la gala más importante es un honor".

El showman afirma que está encantado de conducirla junto a Silvia Abril: "Y, si encima, lo hago con la mejor cómica de España, la emoción se convierte en disfrute, en comodidad y en complicidad. Nos gusta el cine, la comedia y la televisión. Vamos a agitarlo todo y a intentar superar la edición del año pasado".

Abril también está feliz por el encargo: "La gala de los Goya no puede ser más estimulante. El espíritu sigue siendo el mismo porque Andreu y yo poco hemos cambiado en este año: intentar hacer una ceremonia divertida, amena, larga, muy larga y que, sobre todo, la gente del cine y los que están en casa la disfruten. Muchas gracias a la Academia por brindarnos su confianza de nuevo y a Málaga por acogernos en una cita tan importante. Vamos allá: acción".