Su discurso hater le ha hecho sumar más de 245.000 suscriptores en Youtube y casi 180.000 en Instagram. Y en los últimos tiempos algunos le miran con otros ojos por su brillante papel en la genial serie de sátira política 'Vota Juan', de TNT (hasta Jiménez Losantos aplaudió su actuación).

Y en TNT también veremos este próximo domingo 26 la serie de no ficción de Atresmedia Studios 'Road trip', que durante cinco capítulos nos mostrará el viaje de Quesada y Nuria Roca por los Estados Unidos.

La musa de un crítico cinematográfico iconoclasta como Jordi Costa

En esa obra imprescindible de la literatura llamada 'Cómo acabar con la contracultura', libro que protagoniza un cameo en el 'Dolor y gloria' de Pedro Almodovar, Jordi Costa se deshace en elogios con Esty Quesada y en el último capítulo del ensayo relata su esperado encuentro con una youtuber que ni da consejos ni se suma al postureo viral.

Costa, célebre crítico cinematográfico, reflexiona en Caninomag sobre el mundo de Youtube: "De algún modo el youtuber podía haber sido la forma evolutiva del creador contracultural, pero parece que se ha quedado para procesos conectados al consumismo como los unboxing. Sin embargo hay mucho más ahí, como puede ser el caso de Soy una pringada".

De Esty, tal y como reconoce en Freerockin, valora el enriquecimiento que le ha supuesto su estrificación vital: "Ella viene de una familia desestructurada, ha sufrido bullying en el colegio, depresión, intentos de suicidio… Finalmente ha roto con su familia completamente, vive sola y ha encontrado su tribu en un mundo de trans y drags".

"Es decir, es alguien que ha vivido plenamente una historia de desafiliación sin negar ninguna de sus identidades. Y eso es lo interesante y lo que me fascina, que mantenga las capas de todo lo que ha sido", añadió.

El exilio interior de Esty Quesada: una youtuber repleta de influencias culturales

En El País este crítico iconoclasta aseguró que Quesada ha mantenido un "sostenido exilio interior de un mundo incuestionablemente idiota y convencido de que todo puede aprenderse en un tutorial de internet. Todo menos la lucidez que derrocha esta estrella digital que más de un día debió soñar con montar un Columbine en su instituto antes de encontrar en Youtube una tribuna privilegiada para lanzar, en pequeñas dosis, su gran y sonoro "no" a lo divino y lo humano".

Y en El Periódico de Catalunya admite que la youtuber, protagonista de la serie 'Looser' de Flooxer, le sorprendió que a pesar de su insultante juventud porque es "plenamente consciente de la influencia de John Waters, del cine de Todd Solondz y de cómo un discurso sobre lo monstruoso se puede convertir en un elemento desestabilizador. Hay otras cosas que rescatan una cierto espíritu contracultural".