Sus seres más queridos explican a través de un comunicado que quieren "agradecer todos los mensajes de apoyo y cariño que ha recibido por parte de todos los que la querías y recordabais durante estos últimos años. Carmen se ha ido llena de amor, mimada y cuidada por nosotros sus seres queridos mas cercanos".

"Hoy brilla una estrella mas en el firmamento, la estrella de una mujer libre, fuerte, valiente y luchadora, que ha sido y será un icono LGTBIQ, dando visibilidad y luchando por los derechos del colectivo en épocas muy duras y difíciles", añaden.


Cuando fueron las mejores

En un país en blanco y negro brillaron algunas personas valientes a las que el rebaño quiso convertir en circo del pueblo. Ellas se negaron y demostraron que no se iban a conformar con el papel vergonzoso que les asignaban: o renunciaban a su ser o los ridiculizaban por atreverse a dar tres pasos adelante.

Algunas de estas personas las conocemos y queremos por haberlos dado: Carmen de Mairena, musa de El Raval, o La Veneno, diva del Parque del Oeste, que irradiaban felicidad a su paso por los platós o los escenarios a pesar de haber sufrido infancias infernales.

Tampoco podemos olvidar al performer anarquista Ocaña, al que Ventura Pons retrató en aquel célebre documental barcelonés apellidado 'retrato interminente'. Esta obra se rodó cinco años antes del maldito accidente que se llevó por delante a este icono en plenos carnavales de su pueblo sevillano cuando iba disfrazado proféticamente de sol.

Actos que dejan huella

Uno de los actos más emocionantes que se han vivido a nivel municipal en los últimos años sucedió en el verano de 2016 en Cádiz, ciudad que homenajeó a dos artistas con mayúsculas, 'Petróleo' y 'Salvaora'. El alcalde local José María González pronunció un discurso emotivo que concluyó en alto: "Ellas siempre han presumido de Cádiz, dejad por una vez que Cádiz presuma de vosotras".

Y presumió Cádiz y tiene que presumir Barcelona por haber tenido a Carmen de Mairena, que se puso en mundo por montera, dijo 'que salga el sol por Antequera' y no se achicó cuando la parte más iletrada de la sociedad la insultaba con saña.

Sesenta años de show


Carmen de Mairena comenzó en el mundo del espectáculo a finales de los cincuenta y a comienzos de los setenta, tras adoptar una imagen de mujer, se subió a las tablas para imitar a Sara Montiel en 'El último cuplé' mientras sorteaba la ley de vagos y maleantes de Franco (al que Carmen interpretó en 'El Intermedio').

En los años noventa Alfonso Arús y Javier Cárdenas la reclutaron para el mundo de la televisión, universo que dispara su popularidad gracias a programas de Antena 3 como 'Al ataque' o 'El Chou'. QDEP.