ObjetivoTV » La mujer del programador

LA MUJER DEL PROGRAMADOR

Antes de los memes sobre el COVID-19: Tragedia y comedia en la historia de España

Se ha disparado en las últimas semanas el envío de memes, chistes, vídeos y fotografías graciosas relacionadas con la trágica pandemia del COVID-19. Hay algunas voces que dicen en público que no se debe bromear sobre situaciones dramáticas.

'Los Simpson'

Fox 'Los Simpson'

Publicidad

Pero la mayoría de la sociedad comprende que la comedia es el desengrasante idóneo para destensionar un ambiente que podría tornar en irrespirable en el caso de que la comedia no actuase como 'quitagrasas' de urgencia.

Tragedia y comedia en plena crisis sanitaria global

Es evidente que una gran parte de la población española se está evadiendo del drama que nos rodea, una crisis sanitaria global sin precedentes en el último siglo (que puede provocar un tsunami económico que no se advertía desde 1929).

La ciudadanía comparte bromas sobre políticos, tertulianos, deportistas y personajes anónimos que lo mismo son "fuñigados" por las máquinas de limpieza que se colocan bolsas de la compra u otros elementos en la cabeza para sortear al virus.

También se hicieron muchas bromas sobre Bea, la niña que quería salir a la calle a todo chillo. La naturalidad de la pequeña la convirtió en una estrella de los primeros días de un confinamiento en el que, por norma general, los niños han dado lecciones a sus padres.

La evolución de los chistes sobre el coronavirus: de la harina a los dinosaurios

El supermercado se convirtió en el telón de fondo perfecto para las bromas unas horas después de decretarse el estado de alarma: al principio abundaban los chistes sobre la falta de papel higiénico. Horas después, a través de los teléfonos móviles veíamos la desesperación ante la falta de cerveza (Homer Simpson protagonizaba algunos de estos memes).

Más adelante se bromeó sobre la compra masiva de harina y levadura. Y sobre personajes que frivolizaron con el confinamiento y salían a tirar la basura disfrazados de dinosaurios u otros animales exóticos. Pero lo cierto es que no es la primera vez que se hacen gracias en nuestro país sobre asuntos, directa o indirectamente relacionados, con tragedias.

Bromas incluso durante los capítulos más dolorosos de la historia de España: la Guerra Civil

La Guerra Civil española provocó medio millón de muertos y una cantidad idéntica de exiliados. Pero esta tragedia histórica no fue óbice para que la prensa de ambos bandos, republicanos y sublevados, incluyesen viñetas cómicas (normalmente destinadas a desprestigiar al enemigo y a subir la moral de las tropas).

En pleno franquismo también se utilizaba el humor. Incluso cómicos poco dados al Régimen se apiñaban en torno a la revista La Codorniz para hacer una crítica moderada, limitada y tolerada por los gerifaltes de la época.

El final del conflicto vasco en un programa de sketches, 'Vaya semanita', y en una película, 'Negociador'

El humor también sirvió de desengrasante en nuestra sangrienta Transición gracias a revistas como El jueves, El papus (cuya redacción sufrió un atentado que provocó la muerte del conserje Juan Peñalver), o Por favor (el semanario Hermano lobo había fenecido en 1976).

La comedia tampoco ha sido ajena al drama de ETA: 'Vaya semanita' contribuyó a rebajar tensiones con su sketches sobre el conflicto vasco y películas como 'Negociador' mostraron una mirada tragicómica sobre el final de la actividad armada en el norte.

Publicidad