Santiago Abascal rompió audímetros la pasada semana y ayer le tocaba turno a Íñigo Errejón, que fue visto por 2.089.000 espectadores (11,5%), y que volvió al programa tres años después, sin gafas y según él "con la misma edad". El líder de Más País es consciente de la importancia de este tipo de entrevistas y ayer se empeñó en salir vivo del test de Pablo Motos en 'El Hormiguero 3.0'.

El showman, que con los políticos ahora suprime el "hoy a venido a divertirse a 'El Hormiguero'", demostró que no se casa con nadie y realizó de todo menos un masaje: "figura artificial". "el hombre que ha partido en dos Podemos", "venganza" y "traición" sobrevolaron sobre las cabezas de Trancas y Barrancas mientras Errejón intentaba poner buena cara a las malas encuestas. Para dejarlas en mal lugar deberá demostrar que su nuevo traje ecologista no le queda tan mal como sostienen sus enemigos.

Abascal y Errejón, pros y contras

Mientras Twitter ardía Santiago Abascal intentaba sortear las preguntas de Motos. Lo mejor de la visita del líder de Vox fue que no perdió la templanza en ningún momento. Lo peor, quizás, fue que fue perdiendo la sonrisa conforme trascurría el programa.

Errejón tampoco estuvo mal ayer frente a las preguntas de Motos, que se interesó por la financiación de Más País, por la dimisión de su mano derecha y por la seguridad que mostraba a la hora de cerrar un pacto tras el 10-N con Sánchez e Iglesias ("a uno no lo conoces y con el otro no te hablas"). Pero erró en el juego de las diferencias.

Las tres diferencias

A Errejón le costó horrores encontrar tres diferencias con su antiguo partido. Motos quería la primera y la encontró: "La más importante es que los diputados de Más País vamos a votar a favor de un gobierno progresista para desbloquear el país".

Quedaban dos y el exnúmero dos de Unidas Podemos sacó fuerzas sin conseguir que el presentador de 'El Hormiguero 3.0' no viese su argumento como una excusa: "Nosotros no tenemos un apartado verde. Creemos que el mayor reto que tenemos frente a nosotros es la medida en la que trabajamos".

La tercera tampoco fue demasiado original, pero al menos se la jugó: "Nosotros nunca vamos a poner los intereses de las siglas a los del país. Están bien los partidos políticos, pero lo importante es el país y los ciudadanos".

Errejón vio a Abascal

Íñigo Errejón reconoció ayer que vio el pasado jueves a 'El Hormiguero 3.0', que logró su tercera mejor audiencia histórica con más de cuatro millones de espectadores (a los que hay que añadir los cientos de miles de visionados en diferido).

El líder de Más País lanzó un pullazo al candidato de Vox a cuenta del cambio climático. Situaciones similares veremos los próximos días con las entrevistas de Pablo Motos a Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado. En definitiva, que solo faltará, y por voluntad propia, Pedro Sánchez.