Un equipo de militares y científicos parten hacia un planeta desconocido y lejano a través de una puerta estelar, descubierta en una excavación arqueológica en Egipto. Esta cinta de ciencia ficción fue la segunda película hollywoodiense del alemán Roland Emmerich ('Soldado universal'). 

Su moderado presupuesto (utilizaron maniquíes, porque eran mucho más baratos que los extras) no la privó de unos espectaculares efectos especiales ni de un reparto en el que tuvieron cabida dos protagonistas tan distintos como Kurt Russell ('Tombstone') y James Spader ('Boston Legal'). 

Todo ello hizo del filme un considerable éxito de taquilla y pronto se convirtió en una cinta de culto para los amantes del género. A ello quizás contribuyó el ser el primer largometraje que tuvo una página web oficial. Aunque fue ideado por Emmerich en 1979 como el primero de una trilogía, otro proyecto del germano y el productor Dean Devlin, 'Independence Day', hizo que la secuela quedase en un segundo término. A pesar de que esta no vio la luz, 'Stargate' saltó a la pequeña pantalla, donde inspiró la serie 'Stargate SG-1' y sus derivadas 'Stargate: Atlantis', 'Stargate Universe' y 'Stargate Infinity'.