Los Pulseras se dividirán en dos grupos para apoyar a Cris, que aún se recupera, y también a Jordi, a quien están a punto de operar. Cris necesita reaccionar y, uno por uno, los Pulseras hablan con ella para intentar animarla. También acompañan a Jordi para apoyarle para la operación. Mientras tanto, Toni tiene una sorpresa: Àlex, la niña que él creía que era un ángel, vuelve al hospital.