La cara de Rory McCann, que en 'Juego de Tronos' ha sido El Perro, ahora es conocida en todo el mundo, y muchos recordarán siempre la relación tan especial que se desarrolló entre su personaje y el de Arya Stark (Maisie Williams).

Pero el actor vivió duros momentos antes de formar parte de la ficción de HBO, como reveló en un encuentro conducido por el presentador Conan O'Brien que forma parte de los extras del DVD de 'Juego de Tronos' que saldrá a la venta en los próximos días.

Distintas circunstancias vitales le llevaron a vivir en Islandia, donde el actor de origen británico llegó a dormir "en una tienda de campaña, robando comida de vez en cuando". Fue entonces, durante ese duro trance, cuando consiguió un trabajo que le permitió salir de esa situación.

Ahora, echando la vista atrás, el actor cree que el éxito que le ha traído 'Juego de Tronos' no le ha cambiado la forma de pensar y la capacidad de vivir una vida sencilla, aunque ahora puede presumir de tener "un buen coche y haber formado parte de la mejor serie del mundo".

El intérprete, humilde, confiesa que cuando su vida mejoró pudo "volver y pagar las multas acumuladas en la biblioteca".

Seguro que te interesa:

Sale a la luz la vida de Arya Stark (Maisie Williams) tras abandonar Poniente