ObjetivoTV » Actualidad » Internacional

CASI UN AÑO DE SU MUERTE

El padre de Naya Rivera habla del hijo de la actriz y sus secuelas tras presenciar el accidente: "Pregunta mucho por su madre"

Faltan muy pocas semanas para que se cumpla un año de la trágica muerte de la actriz Naya Rivera, que murió tras salvar a su hijo en un lago en California. Ahora el padre de Naya cuenta cómo está siguiendo adelante el pequeño.

Publicidad

La actriz de 'Glee', Naya Rivera fallecía ahogada a los 33 años el 8 de julio del año pasado en un accidente en el Lago Piru, en California, tras salvar a su hijo Josey de la corriente. Naya fue encontrada muerta el 13 de julio, cinco días después de desaparecer en el agua en la que nadaba con su pequeño de 5 años y a quien salvó poniéndolo a salvo en el bote.

Ahora el padre de la actriz, George Rivera, ha relatado en una reciente entrevista para el medio 'Entertainment Tonight' cómo vivieron la tragedia familiar que todavía continúa con mucho duelo.

"Fue una situación difícil para Josey", asegura. Y es que el pequeño estuvo presente en el accidente y fue encontrado solo en el bote.

"No es como estar hablando de un fantasma flotando por ahí, ¿sabes? Él también tiene recuerdos, pero se está recuperando. Es un niño muy fuerte".

Además, George mencionaba que Josey pregunta mucho por su madre y que tanto su padre, Ryan Dorsey como la hermana menor de Naya, Nickayla, "están haciendo muy buen trabajo criándolo".

"Ellos están haciendo un gran trabajo y Josey es un chico muy fuerte. Cuando él quiere hablar sobre su madre, lo hacemos. Él está creciendo y lo está manejando muy bien", señalaba.

George Rivera recordó su última conversación con Naya

En una reciente entrevista con 'People', George recordó cómo fue su última llamada con Naya el día que falleció. "Simplemente desgarradora", así describía esa última conversación con su hija. "Quería ir a nadar con Josey en medio del lago", señalaba. Tras ello contaba que cuando su hija lo llamó, al saber que la embarcación no tenía ancla, se dio cuenta de que tirarse al lago era "una mala idea".

"Podía ver que el viento soplaba y mi estómago se encogía. No paraba de decirle: '¡No salgas del barco! ¡No salgas del barco! Se irá a la deriva cuando estés en el agua'", recordaba George, que sabe bastante de navegación.

La videollamada se cortó a los tres minutos. "Fue desgarrador", repetía George. Su último recuerdo fue la captura de pantalla que hizo de su hija. Lucía unas gafas de sol y una gorra de béisbol, mientras sonreía. "Tenía un presentimiento que me estaba matando".

Seguro que te interesa:

Ryan Dorsey recuerda, roto de dolor, a la madre de su hijo Naya Rivera: "No podemos decir la palabra feliz"

Publicidad