Más allá de Charles Manson, el Hijo de Sam o Wayne Williams, la segunda temporada de 'Mindhunter' ha cautivado a la audiencia con su trama más personal e inquietante, la de la familia de Bill (Holt McCallany).

En ella descubrimos que Brian, el pequeño hijo adoptado del agente del FBI, se ve envuelto en el asesinato de un bebé con varios niños de la zona, al presenciar toda la escena y sugerir poner el cuerpo en una cruz. A lo largo de la temporada el comportamiento de Brian (Zachary Scott Ross) ha estado en primer plano, su retroceso en el desarrollo o su mutismo, preocupando a Bill y a la audiencia al apuntar maneras hacia el tipo de sociópatas que su propio padre clasifica.

Pero, ¿dónde encaja todo esto dentro de una historia basada en hechos reales? Los sucesos liderados por Bill y Holden (Jonathan Groff) están basados en los agentes John E. Douglas y Robert K. Ressler de la BSU, al igual que sus asesinos también son reales.

El 'Bill' de la vida real tiene en realidad tres hijos y ninguno fue adoptado, ni se han visto envueltos en ningún crimen de este tipo. ¿De dónde surge entonces el germen de esta historia que se desvía de la original? The Wrap asegura que se trata de una inspiración en un caso de 1971 apodado "el asesinato por crucificción" en San Francisco.

En él, dos hermanos de 7 y 10 años confesaron haber golpeado hasta la muerte a un bebé de 20 meses porque no paraba de llorar. El pequeño fue encontrado desnudo y atado a una cruz de madera.

La correlación no ha sido confirmada por el guionista de 'Mindhunter', pero los fans esperan ansiosos noticias de Netflix sobre la renovación de la serie para conocer más del destino de Brian y del equipo de Ciencias del Comportamiento.