Hannah Murray y John Bradley, los actores que dan vida a Gilly y Samwell Tarly, serán los encargados de recoger el premio BAFTA que la Academia ha concedido a 'Juego de Tronos', un reconocimiento de los "límites que se han traspasado en todas las áreas de producción en la creación de esta epopeya fantástica".

Además, también agradecen el apoyo que la serie de HBO ha brindado al desarrollo de superproducciones televisivas en Reino Unido. La ficción ha rodado en varias localizaciones en Irlanda del Norte y tiene su sede de producción en los estudios Titanic, en Belfast.

"Mucha, mucha gente trabaja increíblemente duro para hacer una película o serie de televisión. Ellos son tan creadores como los actores, guionistas, productores o directores, y merecen ser reconocidos como tal", han asegurado D.B. Weiss y David Benioff, productores de la ficción protagonizada por Emilia Clarke y Kit Harington, en un comunicado.

"La labor detrás de uno de dramas más populares de nuestro tiempo es nada menos que increíble, desde las impresionantes tomas de las localizaciones hasta los complejos vestuarios y piezas del set, sin olvidar el nivel de detalle del maquillaje y las prótesis", destacó Krishnendu Majumdar, presidente del comité de televisión de BAFTA. Los BAFTA Craft Awards premian los aspectos técnicos de la industria televisiva como efectos especiales, vestuario, maquillaje o producción entre otras categorías.