La Unión Europea de Radiodifusión (UER) se ha pronunciando por primera vez después de todas las polémicas que están surgiendo alrededor de la próxima edición del Festival de la Canción de Eurovisión. Tras el triunfo de Netta con la canción "Toy", Israel será el país anfitrión en 2019.

Aunque ahora no queda tan claro, ya que como informan varios medios israelís, el ente organizador del concurso ha advertido a la cadena del país KAN de que cabe la posibilidad de que Israel no albergue el certamen.

Según recoge Eurovoix, el medio israelí Haaretz informa que tanto la UER como la cadena tuvieron una pequeña reunión para comenzar los preparativos de cara a la esperada cita el mes de mayo. En ella, la UER ha sido muy clara: "Eurovisión 2019 no se hará en Jerusalén si los países se niegan a participar".

Son varios los países los que se han puesto en contacto con la asociación de radiodifusoras para mostrarle su indignación ante la elección de la sede de Eurovisión 2019. Irlanda, Suecia, Reino Unido e Islandia son algunos de los países que se han posicionado en contra de que sea Israel quien organice la próxima edición.

Ante un posible "plantón", la propia UER está barajando algunas alternativas y estaría poniéndose en contacto con Chipre y con Austria como potenciales países para albergar el Festival, tal y como indica OIKOTIMES.