La programación de este domingo ha sido atípica dentro de la parrilla de la televisión estadounidense debido a la gran cantidad de espectáculos que se celebraron, entre ellos, la gala de los premios más importantes de la pequeña pantalla, los Emmy.

A pesar de ser uno de los eventos más esperados del año, la cadena ABC encargada de emitir la 64ª Edición de los Premios Emmy fue la segunda opción del Prime Time con 11 milones de espectadores. La cadena propiedad de Disney no pudo con el partido entre Nueva Inglaterra y Baltimore en la liga Nacional de Fútbol Americano emitido en la NBC ni con la noche de deporte de la CBS.

Resultados a la baja
La gala presentada por Jimmy Kimmel atrajo a menos espectadores que Jane Lynch el año pasado en FOX, y bajó casi 2 puntos en demográficos según TV Media Insights.  Esta edición baja un 11% con respecto al año anterior.

Sin embargo, aunque los resultados no fueran los esperados, la gala pasará a la historia como la consagración de 'Homeland' y el final del dominio de 'Mad Men'. La serie protagonizada por Damian Lewis logró seis estatuillas, incluida la de mejor serie dramática, e impidió de paso que su gran rival, 'Mad Men', hiciera historia con un quinto triunfo consecutivo en esa categoría. 

'Homeland' se llevó los galardones a la mejor serie, mejor actor (Damian Lewis), mejor actriz (Claire Danes) y mejor guión (Alex Gansa, Howard Gordon y Gideon Raff, por el episodio piloto) durante la ceremonia, a los que suma dos más de carácter técnico que se entregaron la semana pasada.