La película interactiva de Netflix, 'Black Mirror: Bandersnatch', tiene millones de combinaciones para que los espectadores elijan el camino de Stefan, pero su creador ha confesado la elección que no pudo introducir en la película.

Charlie Brooker, creador de 'Black Mirror', ha contado al Huffington Post la idea más loca que casi lleva a cabo.

"Hubo una cosa que era lo que más ganas tenía de meter, lo quería muchísimo pero no tuvimos tiempo de hacerlo. Hay una pequeña escena en la que Stefan tiene un VHS y ve un documental. Y al principio yo quería que hubiese una parte donde te sale la opción de dos cintas de vídeo, una esencial para la historia, y la otra es, simplemente, una película que han grabado de la tele, y puedes verla entera.

Literalmente solo ponerla ahí, y que se reprodujera entera, de principio a fin, aunque en cualquier momento podrías presionar un botón para pararlo. Lo podíamos haber hecho, hubiera sido genial".

Sin embargo, el creador confiesa que su co-guionista, Annabelle Jones, no vio para nada la idea, y es que solo la opción con la cinta verdaderamente esencial hubiera continuado la historia.

¿Crees que le hubiera faltado a 'Bandersnatch' otra vuelta de tuerca?