ObjetivoTV » Actualidad » Internacional

NADIE QUERÍA VIVIR EN ELLA

La casa de 'Los Simpson' existe en la vida real, pero su historia es mucho más triste que la de la serie

Seguramente alguna vez hayas imaginado cómo sería vivir en la casa de 'Los Simpson'. Despertarte oyendo el saxofón de Lisa, tomar las famosas tortitas de Marge para desayunar. o una fresquita Duff en el aperitivo. Pues bien, la casa existe en la vida real, sus cuidadísimos detalles la han convertido en un lugar de peregrinaje para los fans de la serie. Pero, este idílico lugar esconde una triste historia que muy poco tiene que ver con los personajes amarillos.

Los Simpson

Atresmedia Los Simpson

Publicidad

En la pequeña localidad de Handerson, Nevada, Jeff Charney hizo realidad el sueño de muchos fans de 'Los Simpson' y construyó la aclamada casa de Evergreen Terrace. Jeff Charney. Cherney, responsable de marketing de la inmobiliaria Kaufman and Boart, quería promocionar sus nuevas construcciones en Handerson, por lo que decidió aventurarse a construir esta curiosa parcela de la serie.

La reproducción exterior fuer realmente impresionante, una fachada amarilla, la valla roja e incluso el coche malva de Marge, componían una imagen que bien podría ser la que nos encontramos cada día en Neox a la hora de comer. Pero eso no fue todo, el interior era muy parecido al de la ficción, cuidando cada detalle, hasta el punto de que pudieras pensar que Homer aparecería por la puerta.

Más de 500.000 visitantes se han acercado a la casa de los personajes animados, incluso el canal Fox, dio su visto bueno y lo vio como una oportunidad de publicidad gratuita.

Pero este cuento se fue desvaneciendo cuando empezaron a darse cuenta de que nadie quería vivir en él. Sorteos, elecciones aleatorias, de todo intentaron los vendedores para que la casa encontrara un dueño. Los problemas se agravaron cuando la comunidad de vecinos de Red Mark Lane obligó a suavizar el tono amarillo de la fachada, a lo que se sumó que la gente entraba sin control a la casa. Cuando ya parecía que no había solución para la construcción, Danielle, secretaria en Kaufman and Boart, adquirió el inmueble por su bajo precio.

A pesar de que algunos curiosos se acerquen a la propiedad para echar un vistazo, la casa es cada vez menos venerada. Un triste final, para lo que en su día fue un sueño hecho realidad de muchos fans de la serie.

Publicidad