La Academia de la Televisión dirigirá el próximo 7 de noviembre el debate entre los candidatos Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy, que se prodrá ver en Antena 3, La Sexta y los canales de RTVE. Telemadrid y la Televisión de Castilla y León también han solicitado la señal del debate a la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión, según ha comunicado en rueda de prensa, Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de la Televisión. En cambio, según fuentes de Telecinco a la agencia Efe mantienen en estudio el asunto.

La ATV es la organización profesional a la que los dos partidos mayoritarios han encargado la celebración del único debate entre los dos aspirantes a la presidencia del Gobierno acordado hasta el momento, el cual tendrá lugar el próximo lunes día 7 de noviembre en un lugar y con un formato que todavía quedan pendientes del acuerdo entre los jefes de campaña de PSOE y PP. Campo Vidal dijo que el acuerdo entre los partidos sobre el formato del debate debería tener en cuenta la opinión de la organización que preside ("será un pacto a tres", señaló).

"Nosotros propondremos nuestra idea" sobre cómo debería ser el debate en términos de tiempos, desarrollo o número de moderadores, expresaba por su parte, en la misma rueda de prensa, la periodista de la Academia Concha García Campoy. Pero, de hecho, y más allá de haber recibido anoche la noticia de que PSOE y PP acordaban un solo debate organizado por la Academia, poco más acerca del mismo pudo decir Campo Vidal en su rueda de prensa. En el encuentro con los medios el presidente de la Academia se limitó prácticamente a agradecer la confianza y celebrar la "buena noticia para la democracia" que supone consolidar la convocatoria de debates en dos campañas consecutivas, después de los quince años que transcurrieron entre los encuentros de González y Aznar, en la campaña del 93, y los de Zapatero con Rajoy, en 2008.

Sobre el formato y sobre si la atribución de tiempos a cada candidato será rígida, García Campoy dijo que "todos luchamos contra los 'encorsetamientos', pero nos equivocaríamos si nos dejáramos asuntos de interés para el debate en el tintero en favor de la espuma televisiva". El modelo que se ha visto en la anterior campaña "es un cara a cara muy rotundo", defendió por su lado Campo Vidal, quien quiso dejar claro que la señal estará abierta para quien la solicite y que se harán esfuerzos para permitir disponer de ella a los medios digitales 'online', además de acreditarse a cientos de periodistas (450 lo pidieron en 2008).

El coste de 2008 fue de 900.000 euros, recuerdan los responsables de la Academia, pero el de este año será muy inferior, porque disponen de más tiempo para organizar un solo debate (en 2008 se trató de dos y hubo que desmontar y montar el escenario en siete días). En cualquier caso, el coste del evento, que no incluye honorarios para los organizadores porque no los cobrarán, será sufragado mediante un reparto proporcional entre las cadenas y medios que soliciten la señal del debate.