NovaMás » Vida

SIN DOLOR

Trucos para que la goma de las mascarillas no te destroce las orejas

Camisas, imperdibles y secadores: estos objetos te harán más llevadero el uso de la mascarilla.

 Chica con mascarilla

iStock Chica con mascarilla

Publicidad

Que las mascarillas son incómodas es un hecho que nos hemos resignado a aceptar. La pandemia nos ha obligado a introducir nuevos hábitos en nuestra rutina diaria y una de las incorporaciones estrella es el uso de la mascarilla durante, prácticamente, todas las horas del día.

A menudo, el cubrebocas nos puede resultar incómodo o desagradable; nos empaña las gafas, en verano nos da más calor, nos pica o, en los casos más graves, puede provocar brotes de acné o granos.

Pero en este artículo queremos abordar un problema con el que todas hemos tenido que lidiar alguna vez: este molesto dolor detrás de las orejas causado por las gomas de las mascarillas. Las tiras con las que se sujetan nos causan irritaciones, picor e incluso puede llegar a ocasionar pequeñas heridas. Para resolver este conflicto que nos asalta a diario, os proponemos estos trucos para que llevar la mascarilla no se convierta en un calvario.

Utiliza un secador

Este truco es muy sencillo, pero resulta muy útil, sobre todo, cuando nos compramos mascarillas que no se ajustan al tamaño que necesitamos y nos duelen por apretarnos demasiado.

Para ensanchar un poco más tu cubrebocas, solo tienes que pasar el secador por la parte central de las gomas de la mascarilla. La acción del calor hará que el material ceda y conseguirás agrandar su tamaño.

Ganchos con elásticos

Los ganchos de goma de toda la vida también son un método eficaz para que las cintas de la mascarilla no entren en contacto con nuestras orejas. La manera de usarlos para prevenir la irritación es muy fácil, solo tienes que enganchar una goma entre las dos cintas de la mascarilla, de modo que toda la nunca quede rodeada. Así, conseguirás una mascarilla prieta y ceñida sin dolor.

Este tipo de gomas las puedes encontrar fácilmente en una mercería o en Amazon.

Imperdibles

¿Tienes un imperdible a mano? Pues esta es tu solución. Este es un truco de lo más casero, pero útil cuando no nos es posible conseguir una goma de elásticos de inmediato. Simplemente, tienes que pasar las gomas de la mascarilla por un imperdible hasta que cada extremo coincida con el extremo del clip (este tiene que quedar en posición vertical a tu nuca).

Correas de plástico

Es el método más popular para evitar la irritación en las orejas ocasionada por las mascarillas. Lo hemos visto muchas veces, una cinta de plástico que funciona de la misma manera que las gomas con ganchos, es decir, se engancha por los extremos por ambos lados de la mascarilla.

El único inconveniente de las correas de plástico es que no son igual de disimuladas que las gomas con ganchos. Puedes elegir entre modelos de distintos colores, pero aunque optes por una transparente o negra, es difícil esconderla por completo por su ancho tamaño, más aún si tienes el pelo corto.

Una camisa vieja

El truco de la camisa se hizo viral a través de la cuenta de TikTok @piodelcas. En el vídeo muestra cómo una camisa vieja puede ser la solución para combatir este indeseado dolor.

Para ello, utiliza una camisa con botones que ya no vayas a usar. Corta la zona en la que se encuentran los botones y quédate con un trozo de tela en el que haya, al menos, dos botones. Estas piezas serán las que servirán de gancho para las cintas de la mascarilla y se colocarán detrás de la nuca.

Cremas y vaselina

Para prevenir irritaciones y dolencias, no olvides hidratar bien esta zona de la cabeza, que es la gran olvidada cuando nos aplicamos productos cosméticos, como las cremas. Sin embargo, aplicar vaselina o cremas hidratantes refuerza la barrera cutánea de nuestra piel y previene la irritación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Mascarillas: no es sólo cuál utilizas sino cómo lo haces

Publicidad