NovaMás » Vida

POR TU SALUD

Tres motivos por los que eliminar este yogur de tu dieta para siempre

No todos los yogures son ideales para tomar en tu día a día, y aquí te presentamos las razones por las que no debes consumir algunos de ellos.

Yogur

iStock Yogur

Publicidad

El yogur ha sido por excelencia una de las comidas más famosas y habituales en las casas de todo el mundo. Además de tener vitaminas del grupo B, era rico en bacterias que convertían la lactosa en el ácido láctico que consigue impedir el futuro desarrollo de otro tipo de bacterias perjudiciales para nuestro organismo, especialmente, para el intestino, ya que las bacterias son provenientes de la descomposición de los alimentos. Sin embargo, por muchas ventajas que tenga el consumo del yogur, en los últimos años se ha descubierto que no son tan recomendables como pensamos, y aquí te contamos tres de los motivos:

El exceso de azúcar

En algunos casos se ha calificado el yogurt como agente antienvejecimiento, debido a que las bacterias que contiene bloquean y atacan las toxinas, depurando de esa manera el organismo. Sin embargo, no todos los yogures que hay en el supermercado tienen estas características tan nutritivas y saludables, de hecho, según la investigadora Bernadette Moore, más del 90% de los yogures tienen una cantidad de azúcar mayor a la realmente recomendada, incluso superando al límite establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los yogures desnatados pueden ser muy engañosos, es cierto que tienen menos porcentaje en fruta o grasa, pero contienen más azúcar para poder compensar el sabor que se pierde con esas grasas que no tiene, de manera que tienen menos calorías, pero un exceso de azúcar, sin embargo, los yogures naturales o griegos sí cumplen lo establecido por la (OMS).

La posibilidad de obtener calcio de otros alimentos

Como todos sabemos el calcio es fundamental para la salud, se encarga de mantener la hormona paratiroidea correctamente, ya que es responsable de regular el metabolismo óseo para garantizar la correcta mineralización de los huesos.

Pero lo que no sabemos es que consumir leche, que siempre se ha vinculado con el calcio, no es la única opción, existen otros alimentos con abundancia de este mineral que se pueden ingerir también como las almendras, las sardinas, el brócoli, los garbanzos, los higos secos o incluso la soja, que aportan lo que necesitamos de la misma forma.

Menos calórico pero a su vez, poco saciante

Los yogures desnatados vuelven a ser protagonistas estando directamente vinculados con la primera razón por la que se deben eliminar este tipo de yogures. El aumento de azúcar en la sangre se vincula a un mayor apetito y consecuentemente a un aumento del consumo de calorías, de manera que los yogures desnatados son contraproducentes no solo por el exceso de azúcar innecesario, sino también porque eso hace que te sacies con menor facilidad, haciendo el efecto contrario, abriendo más el apetito.

Por el contrario, los yogures naturales al no llevar un exceso de azúcar y al aportar una grasa macronutriente provoca que te sacies con mucha más facilidad, gracias a las proteínas de la leche que además consigue que este efecto se multiplique.

...

Seguro que te interesa

Por qué no deberías tirar el líquido del yogurt

Publicidad