NovaMás » Vida

SIN DIETAS

Tips de nutricionista para mantener un peso sano

Para tener un peso sano no es necesario seguir ninguna dieta, tan solo seguir una serie de pautas recomendadas por nutricionistas.

Bandeja con un desayuno saludable.

Bandeja con un desayuno saludable. Pexels

Publicidad

El ritmo de vida que llevamos y las horas que invertimos en el trabajo, ya sea fuera o dentro de casa, pueden provocar que consumamos una mayor cantidad de alimentos prefabricados, que suframos ansiedad o que durmamos menos horas de lo recomendado.

Si a todo esto unimos el sedentarismo, tendremos el mejor caldo de cultivo para la obesidad.

Cómo mantener un peso saludable

Con la ayuda del grupo de nutricionistas de Germaine Goya, te damos una serie de consejos infalibles para mantener un peso sano sin necesidad de recurrir a dietas.

1. Beber agua nada más levantarse

Un sencillo y efectivo truco de belleza y de nutrición es tomar un vaso grande de agua nada más salir de la cama, todavía en ayunas. "Ayuda a hidratar el cuerpo después de las horas de sueño y es un gran remedio para activar los mecanismos de eliminación de toxinas", aseguran los nutricionistas de esta clínica madrileña.

2. Hacer una compra saludable

Aunque una alimentación sana no impide darse algún capricho momentáneo, es importante escoger ingredientes saludables y ricos en nutrientes y vitaminas. "Apostar por verduras y frutas de temporada, carnes magras, pescados y grasas saludables es un estilo de vida que te mantendrá en tu peso ideal de una forma sana, real y permanente".

3. Disfrutar de la comida

Conviene comprar alimentos de buena calidad en mercados y cocinarlos utilizando especias para añadirles sabor. Según los expertos, es bueno tener un ritual de comida, adornar la mesa, hacer un emplatado colorido y apetitoso y comer sin prisas y sin distracciones. !Esto ayudará a tener un equilibrio y a disfrutar del placer de los alimentos".

4. Planificar un menú semanal

Planear las comidas semanales de manera consciente, asegura el éxito de una alimentación más saludable. "Además de comer mejor, conseguirás ahorrar dinero", añaden. Si entre semana no tienes tiempo, siempre puedes recurrir a métodos como el batchcooking y cocinar en pocas horas la comida de toda la semana.

5. Distinguir entre el hambre emocional y el hambre real

El hambre emocional surge repentinamente y pide al organismo satisfacer esa "necesidad" con un alimento específico, que por lo general está asociado a dulces, patatas fritas, chucherías o comida rápida. En definitiva, alimentos ricos en hidratos de carbono y en grasas.

"Este tipo de hambre nace como respuesta al malestar emocional y en vez de investigar qué es lo que nos afecta, se entierra comiendo", explican los expertos. "Lo interesante, además de poner freno a los excesos gastronómicos y regularlos, es investigar solos o con ayuda profesional qué nos está pasando, ponerle remedio si es posible y si no, asumirlo y tratar de superarlo".

6. Evitar tóxicos sociales

Como el alcohol, que solo aporta calorías vacías e incita a comer grasas e hidratos nada saludables, y el tabaco que genera más ansiedad.

7. Hacer ejercicio físico

Un estilo de vida saludable conlleva la práctica regular de ejercicio físico. Nos lo han dicho mil veces. Una dieta por si sola no te ayudará a perder peso. “Puedes apuntarte a un gimnasio, elegir la actividad que llame más tu atención, subir las escaleras andando o ir caminando al trabajo y a hacer recados. Lo importante es mantenerse activo y dejar de lado la vida sedentaria”.

8. Ponerse en manos de un profesional

Un nutricionista cualificado te ayudará a conseguir tu objetivo teniendo en cuenta tu estado de salud, tus gustos y tu estilo de vida.

El seguimiento profesional es siempre la opción más fiable para perder peso de manera saludable y constante en el tiempo. En el caso de Germaine Goya, su equipo de nutricionistas analiza el estado nutricional del paciente para diseñar una alimentación equilibrada y personalizada en función de los objetivos y necesidades del interesado.

"Medimos y evaluamos la composición corporal a partir de la última tecnología en esta técnica, la bioimpedancia, que permite estudiar la composición corporal y medir el porcentaje de masa grasa y magra para establecer la necesidad de pérdida de peso”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Publicidad