SALUD AUDITIVA

¿Se te taponan los oídos por la presión? Cómo solucionarlo

Los oídos taponados son una consecuencia de los cambios bruscos de presión atmosférica que pueden provocar desagradables molestias.

Publicidad

STORIES

La sensación de presión en los oídos es algo muy común que surge cuando en nuestro entorno cambia la presión atmosférica. Esto es frecuente en algunas ocasiones, como, por ejemplo, cuando viajamos en avión o subimos una montaña.

Algunas veces no nos damos cuenta de que esto nos está sucediendo hasta que se nos destapan los oídos y, de repente, apreciamos la diferencia. Pero en otras, puede resultar muy molesto. Aunque no es algo peligroso para nuestra salud, existen algunas maneras eficaces de destapar los oídos rápido y sin molestias.

Sea como fuere, es muy importante que la técnica se aplique cuidadosamente, puesto que el oído es un órgano muy sensible. Si después de intentar destaparlo las molestias persisten y vienen acompañadas de otros síntomas, como dolor o pus, lo más recomendable es visitar a un experto inmediatamente para identificar la causa y seguir un tratamiento.

Consejos para destaponar los oídos

Compresa tibia

Esta técnica funciona muy bien, especialmente, cuando el tapón ha sido producido por una alergia o catarro. En este caso, simplemente, debes colocar una compresa tibia encima de la oreja durante 2 o 3 minutos. El calor de la compresa ayuda a dilatar los canales auditivos, drenando y equilibrando la presión.

Bostezar

En el oído, el bostezo ayuda a mover el aire dentro de los canales auditivos, por lo tanto, a equilibrar la presión. Para realizar esta técnica no es necesario que te fuerces a bostezar, simplemente, puedes imitar el gesto con la boca, inhalar y exhalar profundamente, y mirar hacia arriba.

Si escuchas un pequeño chasquido dentro de los oídos mientras bostezas significa que ha sido efectivo. En caso de que esto no suceda, debes repetir el bostezo tantas veces como sea necesario.

Mantener la respiración

Otra manera de abrir los canales auditivos es inspirar profundamente, tapar la nariz con la mano e intentar soltar al aire con la misma nariz. Esto, de nuevo, favorece la circulación del aire por los canales auditivos y equilibra la presión. A esta técnica también se le llama maniobra de Valsalva.

Beber agua

El agua es un elemento milagroso y la solución a muchos males, también de los oídos tapados. En este caso, la acción de beber provoca que se nos muevan varios músculos faciales y a equilibrar la presión que se encuentra dentro de los oídos.

Para ello, da un sorbo de agua y mantenlo dentro de la boca, tápate la nariz con la mano e inclina la cabeza hacia atrás. La combinación de movimientos musculares de la cara junto con la falta de aire hace variar la presión y destapar los oídos.

Masticar

Seguro que este remedio ya lo has probado alguna vez y, lo cierto, es que es de lo más efectivo. La mejor manera de hacerlo es masticando un chicle, ya que, de este modo, le das tiempo a los músculos faciales para que se muevan bien y eliminar el exceso de presión.

Esta técnica también es útil como prevención. Es decir, si antes de iniciar un viaje mascas chicle y lo mantienes evitarás que los oídos se te taponen durante el recorrido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo disimular las orejas de soplillo

Novamas » Vida

Publicidad