CRIANZA

¿Qué tipo de padre o madre eres? Descubre si eres demasiado permisivo

En este artículo te explico cuáles son las características de unos padres permisivos y qué consecuencias puede tener para tus hijos tanta libertad.

Niño enfadado en brazos de su padre

Niño enfadado en brazos de su padre Pexels

Publicidad

Tal vez para tu hijo seas la mejor mamá o el mejor papá del mundo, porque dejas que haga casi todo lo que quiera y muy pocas veces -o casi nunca- le marcas límites, responsabilidades y disciplina. Sin embargo, sabemos que, a la larga, este tipo de crianza tendrá consecuencias importantes con las que tendremos que lidiar.

Características de padres y madres permisivos

Este estilo de crianza suele ser algo sencillo identificar, puesto que son padres que casi no ponen reglas o límites y cuando los hay, son muy inconsistentes con las consecuencias. Las principales características para identificar esto, son las siguientes:

  • Libertad total en horarios: Aquí aplica el tiempo pasado en pantallas, dispositivos electrónicos, juegos, etcétera. Los niños, en este caso, son libres de poder utilizar su tiempo a su antojo, no hay ningún tipo de rutina establecida.
  • No hay responsabilidades o encargos asignados: Los padres prefieren realizar las cosas por ellos mismos, por dos posibles motivos, o bien no quieren incomodar a sus hijos, ni que sufran por nada; o bien no les gusta lidiar con cómo hacen los demás las cosas. Por “no batallar”, prefieren hacerlas ellos mismos, pues saben que estarán bien hechas y a su gusto de primeras.
  • Libre demanda en alimentos y dulces: No hay ningún tipo de límites o normas con respecto a los horarios ni al tipo de comida; los niños, en estos casos, suelen comer golosinas a la hora que se les antoja. Y en cuanto a la comida, tampoco hay restricciones u horarios establecidos: si tienen hambre comen en ese momento y, si no, pues comen cuando les dé hambre, sea la hora que sea.

Consecuencias de hijos con padres permisivos

Como ya vimos, puede ser que algunos de nosotros hagamos, de manera consciente o inconsciente, alguna de estas prácticas, que sin darnos cuenta están haciendo que nuestros hijos crezcan sin normas claras, ni límites bien establecidos, por lo que es muy probable que puedan crecer como personas con poca tolerancia a la frustración,. Y que además se muestren algo rebeldes y con faltas de respeto importantes hacia los padres, la situación o incluso hacia ellos mismos.

Medidas para evitar caer en la permisividad

Intentemos realizar una introspección en nuestro estilo de crianza particular, de este modo, podremos identificar en qué aspectos es conveniente reestructurar lo que ya hacemos y podremos comenzar a aplicar nuevas estrategias.

Estos cambios requerirán de esfuerzo y constancia, pero seguramente serán de gran beneficio para nuestra familia. Puedes comenzar por los siguientes:

  • Poner reglas en casa, no tienen que ser muchas, pero sí tenemos que hacerlas saber a nuestros hijos de manera anticipada; que ellos sean consientes de lo que se espera de ellos, así como de las consecuencias que sucederán si se incumple o rompe alguna norma.
  • Designar encargos dentro del hogar. Aquí será importante que nuestros hijos no solo se enfoquen en “sus cosas”, su habitación, su armario, su mochila… Que, si bien es importante que procuren tener todo esto lo mejor posible, en cuanto a orden, será parte de su aprendizaje y desarrollo, comenzar a hacer cosas para el hogar, puesto que son parte de la familia.
  • Comenzar con rutinas para tener horarios claros en cuanto a actividades, horas de juego, tiempo en pantallas, tareas y tiempos para descanso.

Intentemos lograr un balance, entre el permisivismo y, por el lado contrario, el autoritarismo. Ninguno de estos estilos les deja aspectos positivos a nuestros hijos. Busquemos, más bien, intentar criar desde un punto medio, que si bien es difícil, no es imposible. Ahora conocemos estrategias importantes que nos ayudarán a encaminar nuestra forma de criar hacia ese balance que buscamos.

Novamas » Vida

Publicidad