Novamas » Vida

CURIOSIDADES

Lo que realmente pasaría si alguien se opone el día de tu boda

A pesar de que en las películas se muestra con un toque romántico, en la realidad ocurriría algo completamente diferente.

Publicidad

¿Recuerdas algún momento que te hace sonreír? Grandes o pequeños, felices o tristes, hay ciertos acontecimientos en la vida que es prácticamente imposible olvidar. Con el paso del tiempo crecemos como personas y nos vemos envueltos por todo tipo de situaciones importantes que marcarán un antes y un después en nuestros recuerdos, siendo las bodas una opción romántica de demostrar el compromiso entre dos personas.

A pesar de que en la actualidad el hecho de casarse ha pasado a un segundo plano, es una manera de formalizar una relación sentimental. Es una decisión de la vida completamente opcional, pero tradicionalmente millones de parejas desean dar el paso y se preparan para organizar el que probablemente será el mejor día de sus vidas. Las bodas son eventos atemporales, ya que se celebra el amor y se reúne a toda la familia para generar recuerdos que perdurarán en la memoria para siempre.

No obstante, hay algo en lo que todos estaremos de acuerdo: la forma de contraer matrimonio ha cambiado enormemente en estas dos últimas décadas. A lo largo de todo este tiempo hemos sido testigos de un cambio en la manera que tienen las parejas de decir el “Sí, quiero”. Si bien antes lo más típico era recibir a una novia vestida de blanco y casarse por la Iglesia, ahora presenciamos bodas desde el Ayuntamiento y personalizadas en lugares de ensueño.

Ramo de flores
Ramo de flores | Envato

Que hable ahora o calle para siempre, una de las frases más típicas

Pero ya sea que decidamos casarnos por la Iglesia o por el Ayuntamiento, las bodas están envueltas de todo tipo de costumbres. Desde colocar el anillo de compromiso en el dedo anular de nuestra pareja hasta tirar el ramo, pasando por arrojar arroz o pétalos de flores a los novios a la salida de la ceremonia, las tradiciones nupciales tienen su significado y son tan antiguas como la sociedad humana.

Algunas películas también han ayudado a que algunos momentos de la ceremonia se conviertan en un estereotipo de cualquier boda. A pesar de que en la vida real el ritual es algo más largo en comparación a lo que estamos acostumbrados a ver en el séptimo arte, está plagado de frases que todos conocemos. “Que hable ahora o calle para siempre” es una de las frases más típicas y, sin embargo, ¿qué pasaría si de verdad alguien se levantara y objetara?

Espacio para ceremonia
Espacio para ceremonia | Envato

¿Qué pasaría si alguien se levanta y se opone?

Es una situación en la que probablemente nunca hayas presenciado ni directa ni indirectamente, pero que habrás visto mil millones de veces en la gran pantalla. El cura dicta las palabras, empieza a sonar una música dramática y de repente alguien entra por la puerta y grita a pleno pulmón “¡Yo objeto!”. Inmediatamente después el involucrado sale corriendo a sus brazos, y parece que no hay más consecuencias que ser felices y dejar a la novia o novio plantado en el altar, pero en la realidad sucedería algo completamente diferente.

Aunque en líneas generales las objeciones no son muy comunes en las bodas, nadie te impide hablar en el momento adecuado. Pero si alguien se opone al “Que hable ahora o calle para siempre” deberá traer consigo unos motivos legales debajo del brazo. Esto significa que no basta con que una persona no esté de acuerdo con el enlace matrimonial con unas simples palabras, sino que debe demostrar la razón legal por la que la boda no se puede celebrar bajo ninguna circunstancia.

A modo de resumen, esto es una tradición que se originó a finales del siglo XII en la Iglesia Católica como objetivo de descubrir las razones por las que no sería legal que una pareja contrajera matrimonio, como por ejemplo si uno de ellos ya está casado de forma oficial con otra persona.

Por ello, a pesar de que en las películas el hecho de que el amante asista a la ceremonia para impedir el enlace puede resultar romántico, en realidad debería mostrar con hechos (y no con palabras) los motivos que los unen.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cuckolding: cuando te excita ver a tu pareja con otra persona

Publicidad