NovaMás » Vida

GESTIÓN DE EMOCIONES

Qué hacer y que no hacer ante las rabietas de tu hijo

Las rabietas son un signo desesperado de que el niño necesita nuestra ayuda inmediata. Veamos cómo actuar antes, durante y después.

Qué hacer y que no hacer ante las rabietas de tu hijo

Pexels Qué hacer y que no hacer ante las rabietas de tu hijo

Publicidad

La etapa de las rabietas es difícil, tanto para ti como madre o padre, como para tu hijo. A menudo, estos comportamientos tan extremos nos incomodan y, si se producen delante de los demás, nos preocupan también las miradas externas y los “qué dirán”.

También es un momento fuerte para tu hijo, que no sabe cómo poder controlar eso que está sintiendo y busca con desesperación que tú seas su calma y su lugar seguro.

Las rabietas son algo normal en el desarrollo

Es importante que identifiquemos que las rabietas o pataletas que vemos en los niños a partir de los 12-18 meses y hasta los 4 años, aproximadamente, son totalmente normales. Hasta cierto punto son, incluso, algo esperado debido a que a estas edades no cuentan con la capacidad neurológica de poder controlar y gestionar asertivamente sus emociones o impulsos.

¿Cuáles son los detonantes de las rabietas?

Estos desbordes emocionales pueden darse debido a varios factores y es muy importante que podamos identificar qué está causando esa conducta y para poder llegar a la raíz. Así, podremos acompañar a nuestro hijo con una visión mucho más completa.

Los factores que pueden detonar las rabietas son muchos, pero destacan:

  • Una emoción que le está quedando grande y no sabe expresar verbalmente.
  • Una sensación o sentimiento de injusticia.
  • No lograr obtener algo que se quiere.
  • Cambios de instrucción imprevistos.
  • Necesidad básica no cubierta.

Si tenemos en cuenta estos posibles detonantes, podremos ser capaces de descubrir la causa de la rabieta y, de esta forma, ayudar a nuestro hijo de una manera mucho más consciente y efectiva.

¿Qué debemos evitar ante un rabieta?

  • Chantajear emocionalmente: “¡Pareces un bebé, si sigues llorando así, te voy a dejar aquí en el supermercado!”.
  • Sermonear, las largas explicaciones y cuestionamientos en ese momento.
  • Amenazar con miedo: “Si sigues con esos gritos, te voy a castigar cuando lleguemos a casa”.
  • Ceder en todos los casos: “Te voy a comprar esto que me pides, pero deja ya de comportarte así”.
  • Ignorar la emoción y seguir como si no pasara nada.

Cómo actuar ante la rabieta de nuestro hijo

Los pasos que nos van a ayudar a acompañar mejor, y que al mismo tiempo les van a aportar recursos a los peques para aprender a gestionar sus emociones, son los siguientes:

  • Mantener la calma y bajarme a su altura: Para, respira, habla con tranquilidad y firmeza al mismo tiempo. Ve a los ojos de tu hijo y utiliza lenguaje sencillo.
  • Validar emociones: “Cariño, sé que quisieras este juego, es muy guay, pero ahora solo voy a comprar lo que necesitamos para la cena”.
  • Ofrecer opciones posibles: “¿Qué te parece si me ayudas a elegir el postre que llevaremos con tus abuelos hoy?”.
  • Demostrar amor incondicional: “Sé que no lo estás pasando bien, pero estoy contigo, te ayudaré y estarás bien”.

Qué hacer cuando la rabieta ha terminado

Una vez el comportamiento extremo se haya acabado y vuelva la calma, podemos esperar un poco y retomar el tema con el niño. Ahora sí será el momento indicado para poner algunos ejemplos, reconocer algo que hayas observado como mejora, partiendo de alguna otra ocasión, y comentar con él los motivos que causaron ese enfado y esa emoción tan fuerte.

Recuerda que esta etapa es transitoria y que tu hijo no lo hace adrede. Irá mejorando conforme su cerebro vaya creciendo y madurando. Además, al utilizar estas estrategias verás cambios y un aprendizaje significativo en la gestión de sus emociones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo limpiar la goma de la lavadora

Publicidad