NovaMás » Vida

CONSEJOS

Por qué debes evitar guardar en la nevera latas abiertas y cómo hacerlo correctamente

Unas sardinillas o unos mejillones se pueden convertir en un aperitivo estupendo. Pero... ¿cómo debemos guardarlos si sobran?

Publicidad

Las conservas son un producto que todos solemos tener en nuestras despensas, y que pueden salvarnos el día cuando estamos muy atareadas y no tenemos tiempo para hacer de comer, o cuando tenemos una visita inesperada. Y es que unas sardinillas o unos mejillones se pueden convertir en un aperitivo estupendo. Incluso en el pasado te hemos enseñado a preparar una conserva tomate natural 100% casero.

¿Cuánto dura una lata de conserva?

De hecho, una de las grandes ventajas de las latas de conserva es que pueden llegar a durar muchísimo tiempo. ¿Cuánto exactamente? Pues depende del tipo de conserva, pero algunas pueden estar más de 3 años en nuestra despensa en perfectas condiciones. Sin embargo, puede que desconozcas que a este tipo de alimento se les añade exceso de conservantes, sales y azúcares, por lo que las personas con diabetes o problemas de corazón deben limitar su consumo. Pese a esto, son vitales en lugares menos desarrollados o en lugares en donde los productos frescos no llegan con facilidad.

¿Se pueden guardar las conservas en la nevera?

Aceitunas, mejillones, maíz, atún... Aunque por lo general se suelen consumir de una sola vez, ya que los tamaños de las latas suelen ser pequeños, en algunas ocasiones la dejamos abierta en la nevera un par de días. Esto es un error que debemos cambiar lo antes posible.

Como sabrás, las conservas, así como las latas de las mismas, pueden durar años. Esto se debe a que estos recipientes, por lo general, están hechos de aluminio y acero laminado, que son resistentes a la oxidación. Además, se sellan al vacío y se someten a un tratamiento térmico que destruye los microorganismos cuando se introduce el alimento en el interior.

Sin embargo, una vez abrimos la tapa de la lata, esta protección expira. Esto significa que el alimento se degradará si no se conserva bien y, además, el oxígeno puede provocar oxidación en el metal y afectar al alimento.

¿Qué debemos hacer entonces? Según la Organización de Consumidores y Usuarios, cuando no podemos terminar el contenido de la lata lo ideal es cambiarlo de recipiente. Para ello se debe de usar un táper de plástico o cristal, y que cuente con tapa para poder sellarlo y que se conserve mucho mejor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

La receta que debes usar para que el pollo empanado te quede tan crujiente como en el KFC

Publicidad