Novamas » Vida

CURIOSIDADES

¿Puede el semen adormecer la lengua?

Cada vez hay más personas que consultan a los expertos en sexualidad por una sensación de adormecimiento en la boca o en la lengua tras el sexo oral.

¿Puede el semen adormecer la lengua?

iStock ¿Puede el semen adormecer la lengua?

Publicidad

Uno de los beneficios de internet es poder buscar información sobre esas cosas curiosas que nos pasan durante el sexo y que, por algún motivo, solo parece que nos pasen a nosotros y nunca a ninguno de nuestros amigos. Es el caso de la pregunta: ¿puede el semen adormecer la lengua? Una cuestión que aparece en diversos foros de internet, y que también llega en forma de mensaje privado a diversos expertos en sexualidad por las redes sociales.

Es el caso del sexólogo Sergio Fosela, que recientemente, compartía en redes una reflexión sobre esta pregunta, ya que cada vez son más las consultas que recibe sobre esta cuestión: personas que al realizar una felación acaban con una sensación de adormecimiento en la boca o más concretamente en la lengua.

Tal y como explica Fosela, no hay una respuesta única, aunque sí hay varias posibles explicaciones para este fenómeno, que nos pueden servir como referencia.

La primera de ellas tiene que ver con el uso de cualquier tipo de anestésico que haya podido influir en las sensaciones de la práctica sexual. Sin ir más lejos, practicar una felación tras haber usado un condón retardante, que suele ser la explicación más habitual. “Lo primero que hay que descartar, es que no se haya utilizado ningún tipo de anestésico, de los que se usan buscando prolongar la penetración insensibilizando el pene. Aunque en este caso el efecto suele ser bastante más desagradable, puesto que suele dormirse toda la boca, algo así como si hubieras ido al dentista”.

Boca
Boca | iStock

Otra respuesta que valoran varios expertos es que el movimiento de succión genere cierto adormecimiento en la boca. En este caso sería interesante saber si es algo que nos ha ocurrido con más parejas o no, si nos ha pasado también realizando algún otro tipo de succión o si realmente solo nos ha pasado cuando hemos estado mucho tiempo forzando estos músculos.

Sergio Fosela apunta a otras posibilidades, relacionadas con el semen en sí mismo. “Hay personas a las que el sabor amargo, les desconecta por un rato la sensibilidad, dando la sensación de adormecimiento”, plantea como una explicación plausible.

Alergias, alimentos y fármacos

Sin embargo, lo que sí es importante descartar es que se trate de una reacción relacionada con la alergia a alguno de los componentes del semen. El experto insiste en no confundir con la alergia al semen en sí misma, que se relaciona más con una reacción a las proteínas que contiene el semen y cuyos síntomas, más que adormecimiento, son el picor, enrojecimiento o hinchazón. De hecho, este caso sería mucho más grave, porque si bien en vagina puede causar molestias en la zona, en la boca y garganta podría obstruir las vías respiratorias.

En el caso de una lengua adormecida, parece más factible que se relaciona con una reacción a uno de sus ingredientes. “Esto solo podríamos saberlo acudiendo al alergólogo”, comenta Fosela. Hay que recordar que el semen contiene más de 50 compuestos, entre los cuales se encuentran hormonas, endorfinas, neurotransmisores e inmunosupresores. Alguno de los mismos son fructosa, ácido ascórbico, zinc, ácido cítrico, fósforo, potasio, cloro, sodio, ácido láctico, ácido úrico o vitamina C.

Cabe recordar que el semen también varía según la alimentación de la persona, y este es otro factor a tener en cuenta. “Lo que está claro es que cada vez más personas están remitiendo esta sensación de lengua dormida al entrar en contacto con el semen, por lo que yo me inclinaría más por temas de alimentación. Sobre todo, si es el semen de una persona concreta. Si fuera al semen de varias parejas, podría pensarse más en alguna alergia concreta”. Por último, hay que tener en cuenta que esa pareja en concreto esté expuesta a algún tratamiento farmacológico u oncológico que también debamos tener en cuenta a la hora de interactuar con su semen.

Publicidad