MAR Y MONTAÑA

Picaduras de medusas, espigas que se clavan y otros peligros del verano para las mascotas

El mar y la montaña pueden ser peligrosos para los perros, si no vamos prevenidos. Te cuento dónde poner el foco de atención.

Un perro en la playa junto a una medusa.

Un perro en la playa junto a una medusa. iStock.

Publicidad

Ya sea un viaje al pueblo o una semanita en la playa, es importante ser consciente de los peligros que podemos encontrar en nuestro destino de vacaciones, especialmente para nuestras mascotas.

Peligros del mar para los perros

Los paseos por la playa con nuestro mejor amigo son una de las actividades más relajantes del verano.

Aunque no son muchas las playas en las que se nos permite acceder con nuestras mascotas, si tenemos la suerte de encontrarnos en una de ellas debemos tener claro cómo actuar ante las siguientes emergencias.

Picaduras de medusas

Cada año hay más presencia de este desagradable invertebrado en nuestras costas. Con la marea, muchas de ellas llegan a la orilla y nuestros curiosos compañeros tienden a acercarse a olisquear tan curiosa criatura.

Al igual que los humanos, un roce de los tentáculos en su piel provoca dolorosas picaduras que necesitan atención inmediata.

Lo más importante es raspar la zona con una superficie firme tipo tarjeta de crédito y lavar con agua de mar. Una vez realizada la primera cura, es importante acudir a un centro veterinario para que le administre algún antiinflamatorio.

Mi perro se ha tragado un anzuelo

Al igual que pasa con las medusas, la curiosidad hace que los perros olisqueen algún pescado olvidado con su anzuelo.

Si se queda el gancho anclado en la boca de nuestra mascota o se lo traga es muy importante no tirar del sedal ni intentar extraerlo sin llevarlo al veterinario, ya que será necesaria una radiografía y sedación para sacarlo sin dañar ninguna estructura.

Cómo tratar los eccemas

Cuando nuestra mascota se moja con agua salina, es muy importante aclarar posteriormente con agua dulce y asegurarnos de que se seca bien. Las zonas más propensas a los eccemas son los muslos, el cuello y la cara.

Si esta herida húmeda aparece, debemos rasurar bien todo el pelo y limpiar diariamente con Betadine.

Al cabo de una semana debería estar solucionado. De no ser así o si vemos que la superficie dañada se extiende, hay que acudir al veterinario ya que probablemente necesite tomar antibióticos.

Golpe de calor en mascotas

Aunque normalmente nos referimos a este cuadro cuando se deja a un animal dentro del coche en verano, igual de peligroso es llevarle con nosotros a la playa en las horas centrales del día, aún estando bajo la sombrilla.

La temperatura de la arena y el reflejo del sol hace que su temperatura aumente peligrosamente y el golpe de calor puede ser fatal para ellos.

Si nos encontramos con esta situación, debemos refrescarle inmediatamente y mojarle en las axilas y las ingles, mientras acudimos urgentemente al veterinario.

Peligros de la montaña para los perros

La montaña también puede suponer un peligro para los perros y es bueno saber qué hacer en caso de que nuestra mascota sufra un percance.

Picaduras de insectos en perros

No nos cansaremos de recordar que debemos viajar con nuestra mascota bien protegida contra los parásitos más importante de la zona donde vayamos a veranear. En el caso del campo es principalmente importante prevenir las picaduras de mosquitos, pulgas, garrapatas y moscas del establo.

En verano, otro de los insectos más frecuentes son las avispas y muy a menudo provocan dolorosas picaduras en el morro de nuestras mascotas, con la inmediata reacción anafiláctica que requiere de una inyección de Urbasón lo antes posible.

En el caso de mordeduras de culebras, serpientes o alacranes debemos intentar localizar al animal en cuestión para dar el máximo de información al veterinario, aunque no siempre es posible.

A mi perro se le ha clavado una espiga

Por inofensivas que parezcan estas hierbas, pueden llegar a provocar lesiones de gran importancia que pueden requerir incluso intervenciones quirúrgicas. Una vez clavadas en el cuerpo de nuestro fiel compañero, migran por los tejidos llegando a alcanzar órganos importantes.

Para evitarlo debemos coger como rutina el revisar una vez al día las patas y orejas de nuestra mascota y sacarlas antes de que se introduzcan en su piel.

¿Le puedo dar huesos a mi perro? La respuesta es no

No se puede pensar en unas vacaciones en el campo sin que haya alguna barbacoa entre los planes nocturnos.

Por más suculentas que parezcan las sobras para nuestro perro, debemos resistirnos a esa carita suplicante: los huesos de las chuletas pueden quedarse clavados o atascados en su aparato digestivo y terminar nuestra cena especial con una cirugía de urgencias.

Venenos y cepos: Cómo actuar con tu mascota

Algunos de los habitantes rurales no son muy queridos por los lugareños y suelen poner venenos o trampas en lugares recónditos. Nuestros fieles compañeros son expertos en localizar tesoros y por desgracia pueden llegar a envenenarse o sufrir lesiones graves.

Es muy importante no perderles de vista y ante cualquier comportamiento extraño, intentar localizar la sustancia que han ingerido y acudir urgentemente al veterinario.

No es buena idea hacerle vomitar ya que puede ser contraproducente según la sustancia que hayan ingerido.

Como podemos ver en este artículo, es muy importante saber los peligros a los que nos enfrentamos y cómo actuar en cada caso ya que, por mucho trastorno que pueda ocasionarnos en ese momento acudir a un veterinario, las consecuencias de no hacerlo pueden ser mucho peores.

Novamas » Vida

Publicidad