NovaMás » Vida

GRANDES PREGUNTAS

Los motivos por los que se te puede subir el gemelo mientras duermes

A todo el que le haya ocurrido alguna vez estará de acuerdo en que se trata de uno de los peores dolores pero, ¿por qué se sube cuando estamos en completo reposo?

Publicidad

Los calambres del gemelo suceden de manera repentina e involuntaria, provocando un espasmo que hace que la pierna se flexione hacia arriba irremediablemente. Se siente como una bola; un músculo apretado y contraído como un nudo que puede llegar a ser muy doloroso e insoportable. Por si esto fuera poco, además es posible continuar sintiendo molestias tiempo después de haber superado el episodio, provocando incluso una cojera que se va disipando a medida que pasan las horas.

Todos los que lo hayan experimentado alguna vez en su vida estarán de acuerdo en que se trata de uno de los peores dolores musculares. De un momento a otro, y casi como por arte de magia, se sube el gemelo y nos incapacita hasta el punto de hacer que nos tiremos al suelo para revolvernos del dolor. El fenómeno nos deja completamente indefensos, el tormento se hace eterno y cuesta mucho devolverlo a su estado natural cuando nos ha pillado por sorpresa.

Aún peor es cuando ocurre mientras estamos durmiendo a pierna suelta. Nos despertamos de golpe con un dolor abismal que nos puede hacer hasta sudar. Pero, ¿por qué se sube el gemelo cuando estamos en la cama? Si bien este tipo de espasmos musculares son más habituales en las personas que frecuentemente hacen deporte, también puede pasar en momentos de suma relajación.

Dormir
Dormir | Envato

¿Por qué se sube el gemelo cuando estamos durmiendo?

Tal y como hemos mencionado líneas atrás, la subida de gemelos sucede sobre todo en deportistas, en personas que están constantemente haciendo ejercicios de gran intensidad como por ejemplo hacer running. Tiene lugar por culpa de la deshidratación del cuerpo y una excesiva fatiga muscular a causa de falta de potasio y otros minerales básicos de los que se “alimentan” los músculos . Sin embargo, y aunque es más frecuente en personas activas, el sedentarismo también puede provocar estos calambres.

A pesar de que las razones que hacen que este fenómeno se manifieste mientras dormimos no están del todo claras, hay algunos factores en común que nos podrían dar algunas pistas sobre por qué ocurre sin previo aviso y durante un período de reposo total. El sedentarismo es una de las principales sospechas, ya que la mala circulación en el tren inferior puede producir que los músculos no reciban la suficiente energía como para evitar este tipo de espasmos.

Por otro lado, y al igual que en el caso de los deportistas, la subida de gemelos mientras descansamos plácidamente puede deberse a causa de la deshidratación. La falta de agua en el cuerpo no solo puede llegar a afectar al funcionamiento de los órganos principales del organismo, sino también hacer que el flujo sanguíneo disminuya hasta producir calambres musculares.

Actividad física
Actividad física | Envato

¿Existe alguna forma de evitar que pase?

Cuando esto nos ocurre parece imposible hacer otra cosa que no sea agitarse del dolor. No obstante, en medida de lo posible debemos mantener la calma y tratar de tirar suavemente hacia adelante la pierna, con los dedos del pie hacia arriba. Puede parecer una tarea imposible, pero también será necesario mantener la postura y realizar un pequeño masaje en el gemelo hasta que el músculo se relaje por completo.

Ahora bien, si lo que queremos es prevenir la subida de gemelo, debemos asegurarnos de beber las cantidades recomendadas de agua y realizar estiramientos después de cada actividad física, sin excepción. De igual manera, y dado que el sedentarismo es otra de las causas por las que puede ocurrir, es recomendable encontrar tiempo para hacer algo de ejercicio. No importa lo mínimo que sea, la idea es que el corriente sanguíneo del tren inferior se mantenga activo y se ejercite.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Compensa las horas de sedentarismo con este plan semanal

Publicidad