TEN CUIDADO

Si limpias así tu airfryer, cuidado: puedes estropearla

Aunque la freidora de aire es un aparato muy útil y fácil de usar, debes saber que no limpiarla correctamente puede hacer que se estropee. Por ello, a continuación, te explicamos cómo debes fregarla.

Hyliacom

Publicidad

STORIES

La freidora de aire es un electrodoméstico que ha sido todo un éxito reciente y es fácil encontrarlo ya en la cocina de muchas familias, ya que es muy cómoda y ayuda a ahorrar el uso de varios recipientes. Además, la ventaja que tiene es que no se necesita aceite o se necesita menos cantidad, para cocinar un alimento y dejarlo crujiente como cuando se usa una freidora normal.

Permite hacer muchas recetas usando solo un objeto, lo que hace que tengas que limpiar únicamente un elemento. Sin embargo, muchas personas no saben cómo fregar la freidora de aire correctamente. A continuación, te explicamos los métodos que aumentan el riesgo de que se estropee antes y cómo hacerlo de la forma más correcta posible.

Una de las formas más populares e incorrectas para limpiar la airfryer consiste en echar unas cuantas gotas de jabón de platos en el recipiente y después llenarlo de agua. Posteriormente, programan 4 minutos a 200 grados y cuando termina el temporizador, sale impoluta. Sin embargo, no debes fregarla así porque puedes dañar a la freidora de aire sin darte cuenta.

Bandeja de la freidora
Bandeja de la freidora | NovaMás

Cómo lavar la freidora de aire

Para lavar la freidora de aire debes saber que es un proceso bastante laborioso, pero no difícil. Para ello, debes seguir paso a paso lo que te contamos a continuación. Lo puedes limpiar a mano o en el lavavajillas. Primero debes desenchufarla y luego separar los componentes de la freidora para poder limpiarlas. Antes de limpiar tu airfryer debes saber exactamente qué elementos se pueden limpiar, eso sí, en ningún caso mantengas los componentes eléctricos cerca del agua.

Posteriormente, separa la rejilla y la sartén que incorpora. Limpia con un trapo húmedo el exterior del aparato para limpiar la grasa que puede haber quedado. En caso de lavarlo a mano, debes usar jabón de platos, agua caliente y una esponja. Aunque te lleve unos minutos más, estás alargando la vida del electrodoméstico. Lava las piezas suavemente, enjuágalas y déjalas secar antes de colocarlas.

Si te da pereza el proceso de limpieza, existe un truco para ahorrar un paso en cada limpieza, para ello, debes forrar la bandeja con papel de horno. De esta forma, quedarán menos restos de comida y podrás lavarla después de varios usos.

Novamas » Vida

Publicidad