RUPTURAS TRAS EL VERANO

Laura Escanes y Risto y Tamara Falcó e Íñigo Onieva: ¿por qué septiembre es el mes de las rupturas?

Analizamos los factores que podrían haber llevado a terminar con su relación a Laura Escanes y Risto Mejide y Tamara Falcó e Íñigo Onieva.

Publicidad

STORIES

Que el fin de la relación entre Laura Escanes y Risto Mejide y Tamara Falcó e Íñigo Onieva hayan coincidido en el tiempo puede que no sea una casualidad. Existen varias investigaciones que indican que septiembre es el mes de las separaciones, como el estudio que lideró el psicólogo Antonio Bolinches en 2008, que afirmó que durante el noveno mes del año es cuando se producen más rupturas, junto al primero, ya que son épocas posvacacionales.

¿Por qué septiembre? Por muchas razones. Una de ellas te la explicábamos en este artículo de NovaMás: el verano es la estación del año en la que se producen más infidelidades, puesto que la exposición solar aumenta la liberación de hormonas, como la testosterona o los estrógenos, aumentando el deseo sexual.

Pero hay más. Tras la temporada de vacaciones, toca hacer frente a la vuelta a la rutina y a las responsabilidades individuales que durante unos meses hemos tenido aparcadas para disfrutar del buen tiempo. Esto implica dedicar menos tiempo a la pareja, por lo que mantener la llama de una relación que se ha forjado en verano se torna difícil. He aquí la razón de los amores de verano, que, como su nombre indica, no van más allá de esa estación.

Aunque en el caso de las relaciones consolidadas, existen otras razones. En verano las familias pasan mucho más tiempo juntas y la convivencia, a veces, genera tal crispación que puede terminar con el amor. Una vez llega septiembre y se vuelve a la rutina, puede que ambas partes de la pareja sientan placer al distanciarse de la otra y tener su espacio y ahí aparecen las propuestas de divorcio.

"Cuando tienes una rutina establecida, es fácil no poder dedicar muchas horas semanales a cuidar la relación de pareja, ni a evaluar en qué punto se encuentra. Entonces, cuando llega el periodo vacacional, de repente, te ves pasando mucho más tiempo con esa persona. Eso, inevitablemente, te lleva a enfrentarte a la realidad, sea cual sea. Y, si esa realidad es que ha habido cambios internos que han generado un desajuste en la compatibilidad entre la pareja, entonces es posible que se dé una ruptura", analiza la psicóloga del amor, Silvia Llop (@silviallopb).

Otro aspecto a tener en cuenta es el clima y las horas de luz. En septiembre comenzamos a notar que los días duran cada vez menos y los planes tras la jornada laboral ya no son tan apetecibles. Además, el tiempo se vuelve más inestable y los días grises toman protagonismo. Para muchas personas, esta falta de sol supone un bajón anímico que se suma a la depresión posvacacional y forma un cóctel mólotov que lo puede destruir todo, incluso una relación.

Famosos que han roto tras el verano

A pesar de haber estudios que afirman que el fin del verano supone el fin de muchas relaciones de pareja, tan solo hace falta estar al día de la actualidad del mundo de las celebrities para dar validez a esa teoría.

Fue en septiembre de 2016 cuando vivimos el inicio de unos de los divorcios más sonados de la última década: el de Angelina Jolie y Brad Pitt. Aunque este no ser resolvió hasta 2019.

Otra ruptura sonada que llegó tras el verano, aunque en este caso se hizo público en octubre, fue la de Dulceida y Alba Paul, que, igual que han hecho Escanes y Mejide, aprovecharon las redes sociales para hacer el anuncio y pedir respeto.

Este septiembre también hemos sabido que Adam Levine habría sido infiel a su mujer Behati Prinsloo, pero hasta el momento no ha habido ningún anuncio de separación por su parte.

¿Cómo superar el fin del verano en una relación?

Si eres de esas personas desencantadas con la vida una vez llega el otoño, deberás hacer un esfuerzo extra para que eso no afecte a tu relación. ¿Cómo? Mejorando la comunicación con tu pareja para evitar malentendidos -cuando estamos mal anímicamente tendemos a malinterpretar-. Este es el consejo que también nos da Silvia Llop, que recomienda "buscar ratos para pasar tiempo de calidad con tu pareja y exponer sentimientos y preocupaciones para poder solventarlas e ir deshaciendo esos nudos emocionales".

"Lo más importante es ir evaluando la relación de forma constante y tener conversaciones honestas sobre sentimientos, incomodidades y posibles problemas. De este modo, no se irán barriendo debajo de la alfombra y generando un poso de resentimiento", añade la experta en psicología.

Otras cosas que puedes hacer para no perder la ilusión con tu pareja es organizar más planes o alguna escapada de fin de semana, para tener una meta común o trabajar individualmente para mejorar la autoestima -para querer bien, hay que quererse a uno mismo-.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Tamara Falcó e Íñigo Onieva: la prueba definitiva de que su compromiso está roto

Novamas » Vida

Publicidad