NovaMás » Vida

CONSEJOS DOMÉSTICOS

Este es el lugar de tu habitación que acumula más polvo

La acumulación de polvo termina convirtiéndose en el hábitat perfecto para los ácaros. Te contamos algunos consejos para evitar su aparición.

Publicidad

Hacer limpieza a diario y eliminar toda la suciedad en profundidad, no acaba de forma permanente con el polvo, ya que las partículas que lo forman no dejan de aparecer y lo hacen en un intervalo de tiempo muy corto. Aunque en algunas zonas de nuestra habitación es fácil detectarlo puesto que es más visible, existen ciertos rincones donde, poco a poco y sin que nos demos cuenta, el polvo se va acumulando, lo que se convierte en el hábitat perfecto para los ácaros.

La cama es el lugar de la habitación que acumula más polvo.

Uno de estos lugares es por ejemplo, la cama. Es una de las zonas donde más ácaros conviven. Al dormir, eliminamos de nuestro cuerpo piel muerta, así como caspa y otros restos orgánicos en los que los ácaros encuentran una buena estancia para vivir. Estos microorganismos no se ven a simple vista, pero a la larga, pueden provocar todo tipo de reacciones en la piel. Si quieres empezar a poner en práctica ciertos hábitos para evitar la acumulación de polvo en tu habitación, visualiza nuestro vídeo para descubrir algunos de ellos.

Cómo evitar el polvo y la aparición de ácaros en nuestra habitación

El primer paso y el más esencial, es ventilar el dormitorio durante aproximadamente diez minutos e intentar que entre la luz del sol. Al ventilar, renovamos el aire concentrado en nuestra habitación y de esta forma, se eliminará gran parte del polvo que puede llegar a acumularse.

Por otro lado, usar una funda para la cama, además de proteger el colchón de posibles y futuras manchas difíciles de eliminar, también ayudará a controlar la proliferación de ácaros. Por tanto, es muy aconsejable que equipes tu cama con una de ellas.

Aunque muchas personas tienen por costumbre hacer la cama nada más levantarse, en realidad se recomienda dejarla deshecha durante una hora mientras se ventila el dormitorio. De esta forma, dejamos que la cama respire lo que evitará que los ácaros se multipliquen.

Se recomienda dejar deshecha la cama durante una hora tras habernos levantado y mientras ventilamos el dormitorio para evitar que los ácaros se multipliquen.

Por último, podemos añadir a todo esto la frecuencia con la que solemos cambiar las sábanas de nuestra cama. Cada día que dormimos en nuestra cama, expulsamos restos orgánicos como los mencionados anteriormente, es decir, caspa, piel muerta... Para que no se genere una gran cantidad, lo ideal sería cambiar la ropa de cama una vez a la semana.

Seguro que te interesa:

Cómo evitar que el polvo se pegue a los muebles

Publicidad