Novamas » Vida

TOMA PRECAUCIONES

Despistes caseros que podrían acabar en incendio

Las llamas se extienden de manera incontrolable en segundos y nuestro hogar se diezma en cuestión de segundos, solo por culpa de estos despistes.

Publicidad

Los incendios dentro de una vivienda se pueden ocasionar por una multitud de razones y con una imprevisibilidad tan alta que asusta. Las llamas se pueden extender incontrolablemente en segundos, y diezmar nuestro hogar en solo cuestión de segundos. El fuego pone en riesgo a todos los miembros de la familia, pero incluso los incendios más leves, pueden provocar daños muy caros para nuestro bolsillo.

Dos de las causas más habituales de los incendios desarrollados dentro de las viviendas tienen mucho que ver con el uso inadecuado de algunos electrodomésticos o equipos de calefacción, pero hay otras muchas razones por las que deberíamos tener mucho cuidado. En el vídeo de hoy te contamos cuáles son los despistes que le podrían pasar a cualquiera y que podrían provocar un incendio.

Qué cosas debes vigilar para evitar incendios accidentales

Cocinar sin vigilancia parece una razón obvia, pero es algo que hacemos casi inconscientemente. De un momento a otro nos llaman, nos ponemos al teléfono o a atender cualquier necesidad y empezamos a oler que algo malo está pasando en la cocina. Cuando dejamos una sartén con aceite en la cocina, el oro líquido puede calentarse hasta quemarse, crear humo negro y finalmente una llamarada que puede excitar un daño irreparable en nuestra cocina. Lo mismo ocurre cuando tenemos alimentos cocinándose con agua; puede llegar a derramarse, quemarse y provocar una llama.

Por otro lado, cocinar con el sistema de cocción sucio de aceite o grasa es otro de los principales despistes que no podemos dejar pasar por alto nunca jamás. Si la superficie donde se cocina está cubierta de grasa u otra suciedad inflamable, las altas temperaturas pueden hacer que la situación se salga de control. Limpia y despeja el área antes de encender el fuego.

A pesar de que todos sabemos que no es aconsejable dejar velas encendidas sin supervisión, dejarlas sin un soporte adecuado es un riesgo menos conocido. Es importante usar portavelas de cristal o cerámica para evitar incendios, además de limpiar los rastros de cera en caso de que se haya derramado.

Finalmente, el lugar donde colocamos las estufas de barras también puede ser una cuestión de alerta. Si está demasiado cerca de cualquier objeto inflamable, incluida ropa de cama, cortinas o muebles como el sofá, aumenta considerablemente las posibilidades de que se produzca un incendio. Asegúrate de mantener este tipo de calefacción a, por lo menos, un metro de distancia de cualquier cosa que pueda estallar en llamas.

Publicidad