NovaMás » Vida

OPINIÓN VETERINARIA

¿Cuándo debo castrar a mi perro?

La esterilización de nuestras mascotas es necesaria y tiene infinitos beneficios. El único punto realmente crucial es saber decidir el momento adecuado para hacerlo.

Perro operado

iStock Perro operado

Publicidad

El tema de la esterilización canina es un filón en cuanto a artículos se refiere. Casi a diario salen nuevos escritos argumentando el por qué sí o el por qué no se debe hacer.

En esta ocasión no solo vamos a plasmar las razones por las que esa tesitura está obsoleta, sino también cuándo debe hacerse.

¿Qué se sabe de la esterilización canina?

Hace alrededor de 20 años que se realizan estudios sobre los beneficios de esta práctica en nuestras mascotas. Sin duda, al extirpar las gónadas evitamos numerosos problemas en la edad geriátrica como cánceres e infecciones que, dada la longevidad de los canes hoy en día, ocurren en más del 90% de los animales no castrados.

Sin embargo, en los últimos años se ha empezado a detectar un incremento preocupante de problemas hormonales y cardiacos en los individuos esterilizados en su juventud.

Se ha observado que en perros que actualmente tienen entre 10 y 13 años -y que fueron operados a los 6 meses de edad- hay conexiones entre la privación de las hormonas sexuales en la juventud y una mayor predisposición a padecer esas enfermedades.

También se ha visto que, aunque el crecimiento físico en altura y peso frena alrededor de los 12 meses (24 meses en razas gigantes), el organismo no es adulto definitivamente hasta los 3 años de edad.

Es sabido que el cuerpo funciona como una máquina perfecta y cada órgano necesita funcionar a la perfección para aportar beneficios al órgano vecino. He aquí uno de los motivos por los que hay que esterilizar a nuestros canes en el momento correcto.

Cachorro en brazos del veterinario.
Cachorro en brazos del veterinario. | iStock

¿Cuándo debo esterilizar a mi perro?

Con toda esta información, volvemos a la cuestión inicial: ¿cuándo se debe esterilizar a los perros?

Hembras

En las hembras de razas pequeñas, lo ideal es dejar que pasen el primer celo para asegurarnos que se han desarrollado completamente. Su crecimiento total frena sobre los 8 meses por lo que, operándolas sobre los 10 meses obtendremos el beneficio del desarrollo hormonal total y al mismo tiempo podremos evitar en un porcentaje cercano al 90% la aparición de tumores de mama en un futuro, principal beneficio de la esterilización en hembras.

Si tenemos hembras de razas grandes es fundamental esperar al desarrollo hormonal total y acercarnos a los 18 meses para poder asegurar que no privamos a su cuerpo de ese estímulo hormonal, necesario para cerrar la línea de crecimiento de los huesos y el desarrollo del eje endocrino, entre otros.

Otro punto importante es fijar la fecha de la cirugía al menos un mes tras finalizar el celo, para asegurarnos que el útero ha involucionado y los vasos sanguíneos de la zona son menores, evitándose así riesgos durante la intervención.

Machos

En los machos, al igual que con las hembras, también se debe esperar al menos hasta los 10 meses para su castración. Realizar la intervención demasiado pronto predispone a problemas uretrales, ya que las hormonas favorecen el desarrollo final del aparato urinario y de órganos como la tiroides o las glándulas endocrinas.

Los machos de razas grandes fijan mayor cantidad de calcio en los huesos con la testosterona. Hormona que también les ayuda a tener un desarrollo muscular mayor, protegiendo así las articulaciones.

El problema que podemos encontrarnos es la agresividad en determinados individuos, que obliga a realizar la intervención antes de lo deseado, para poder controlar situaciones peligrosas para la convivencia en familia.

Estos casos deben evaluarse de manera personalizada, ya que no siempre se solucionan con la castración. Puede ser más adecuado un correcto adiestramiento para establecer unas bases, pudiéndose retrasar la intervención unos meses si realmente se ve que finalmente es necesaria.

Si no hay ninguna causa de fuerza mayor que obligue a adelantar la intervención, suelo recomendar esperar a los 3 años para esterilizar a los machos para asegurar que las hormonas realizan todas sus funciones

¿Qué pasa con los perros adoptados?

En el caso de los animales adoptados, es obligatoria esta cirugía para evitar la cría incontrolada de animales que puedan acabar abandonados como sus padres. Cada vez son más las protectoras que hacen firmar un documento privado con el compromiso de realizar la esterilización del individuo cuando alcance los 12 meses, favoreciendo su completo desarrollo.

Durante estos meses, se encargan del seguimiento de cada caso para asegurar que dicha intervención se realiza y que el animal está perfectamente cuidado. Es en ese momento, con el informe del cirujano firmado, cuando se realiza la cesión final del animal al dueño definitivo, consiguiendo así una correcta gestión del compromiso de esterilización y del completo desarrollo del animal.

Como resumen final queremos hacer hincapié en que la esterilización de nuestras mascotas es necesaria para ellas y tiene infinitos beneficios. El único punto realmente crucial es saber decidir el momento adecuado para realizar dicha intervención.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

¿Qué alimentos no puedes dar a tu mascota bajo ningún concepto?

Publicidad