Novamas » Vida

UN MEJOR DESCANSO

Cómo prepararte para no sufrir el cambio al horario de invierno

Cuando llega el momento de cambiar de horario siempre se hace cuesta arriba, pero aquí tienes unos consejos para que sea más llevadero.

Publicidad

El cambio al horario de invierno se acerca. Con este cambio se atrasarán una hora los relojes, lo que puede afectar al ritmo de nuestro día y, sobre todo, a la hora de dormir ya que aunque el día en que se cambie la hora dormiremos una hora más respecto al día anterior, esto puede provocar falta de concentración durante el día, fatiga y problemas para conciliar el sueño. Pero no te preocupes, en el vídeo te damos unos cuantos consejos para hacer más llevadera la entrada en el invierno.

El primero de los consejos es mantener una rutina fija antes de acostarnos. Las actividades que formen parte de esta rutina deben contribuir a la relajación de nuestro cuerpo y nuestra mente para favorecer un descanso que nos introduzca en el sueño, por lo que darse una ducha calentita o tomarnos un tiempo para leer parecen buenas opciones para llevar a cabo antes de dormir.

En segundo lugar, acostarte y levantarte siempre a la misma hora también te ayudará a adaptarte al nuevo horario, aunque al principio estés más cansado que de costumbre. Si este es el caso y necesitas una siesta, no olvides que los expertos de la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos no recomiendan siestas más largas de 20 o 30 minutos ya que si duran más te despertarás más agotado de lo que estabas.

El tercer consejo es que para combatir ese cansancio inicial tampoco nos sirven las bebidas estimulantes tales como bebidas energéticas o el café porque, aunque nos mantengan despiertos en el momento en el que lo necesitamos, sin duda afectarán a nuestro descanso nocturno, dificultándolo más aún. Lo mismo se aplica a la comida ya que tampoco es recomendable comer mucho antes de acostarnos porque puede producir reflujo, lo que hará que pasemos una noche desagradable.

Por último, realizar ejercicio físico durante el día ayudará sin lugar a dudas a que durmamos mejor por la noche, pero no es recomendable realizarlo poco antes de irnos a dormir ya que nos activará de tal manera que, aunque estemos cansados, nos será más difícil conciliar el sueño.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Publicidad