Novamas » Vida

CONSEJO

Cómo limpiar las rejillas de ventilación del cuarto de baño y eliminar todo rastro de polvo

La rejilla de ventilación del cuarto de aseo sirve para evitar que tanto la humedad, los vapores y los malos olores se retengan en la habitación. Sin embargo, acumulan polvo poco a poco.

Publicidad

Entre todas las tareas domésticas, limpiar el polvo es una de las más exigentes. No importa cuántas veces insistamos en la labor, siempre termina apareciendo y, en ocasiones, en los lugares menos esperados. Si bien es cierto que existen todo tipo de remedios para hacer que tarde algo más en surgir sobre las superficies, cuando se acumula en ciertas zonas puede ser muy complicado de eliminar.

No cabe ninguna duda de que limpiar el polvo es una de las tareas más laboriosas que podemos encontrarnos en cualquier hogar. Los ácaros se pueden amontonar en cualquier rincón que puedas imaginar, y en muchos de los casos no solo basta con pasar un trapo para decirle adiós por un tiempo.

La rejilla de ventilación del cuarto de aseo sirve para evitar que tanto la humedad, los vapores y los malos olores se retengan en la habitación. Sin embargo, acumulan polvo poco a poco, hasta el punto de que termina siendo casi imposible de eliminar. Afortunadamente, existen algunos trucos para hacerlo, y te lo contamos todo a través del vídeo.

¿Es posible eliminar el polvo de las rejillas de ventilación?

Sí es posible eliminar el polvo de las rejillas de ventilación, y hay varios remedios que no solo sirven para las que se encuentran en el cuarto de baño. Para dejarlas como nuevas y que vuelvan a cumplir con su función correctamente, lo primero que debemos hacer es desatornillar y sacar la rejilla de su hueco. A la hora de retirar la suciedad, no basta con limpiar lo que se ve, por lo que es esencial desmontarla.

A continuación utiliza un trapo de microfibra y quita todo el polvo que puedas. El paño debe estar seco, de lo contrario será más difícil de limpiar. Una vez hecho esto, llena un recipiente con agua y vierte un chorrito de amoniaco. Utiliza guantes para introducir la rejilla en la solución y deja que actúe durante unos 15 minutos. Este remedio sirve para desinfectar en profundidad y eliminar los posibles gérmenes y hongos.

Cuando pase el tiempo, frota con ayuda de un estropajo o cepillo de dientes viejo para que quede lo más limpio posible. Finalmente, deja que se seque al aire. En caso de que no se pueda desmontar, puedes quitar la mayor parte del polvo con un trapo de microfibras seco y después empapar un bastoncillo para las orejas con alcohol. Solamente tendrás que frotar las rejillas para dejarlas lo mejor que puedas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Los productos que debes usar para decirle adiós al polvo durante varios días

Publicidad