SÍNDROME POSTVACACIONAL

Cómo enfrentarse a la vuelta de las vacaciones sin venirse abajo

Septiembre suele marcar para muchos la vuelta a la rutina y el fin de las vacaciones. Así puedes enfrentar mejor la vuelta a la cotidianeidad.

Eñe

Publicidad

STORIES

La playa, el mar, tomar el sol, disfrutar del campo, de una buena comida con amigos o familia, nadar en la piscina... son algunas de las actividades que solemos hacer en verano y que más echamos de menos cuando volvemos nuevamente al trabajo y a la rutina diaria. Aunque hay algunos que se esperan hasta septiembre para disfrutar de sus merecidas vacaciones, normalmente septiembre suele ser el mes de volver al trabajo, al colegio y el de decirle adiós al buen tiempo. Aunque aún puede ser un mes caluroso las temperaturas empiezan a ser más suaves y a descender e incluso comienzan las primeras lluvias en algunas zonas.

Esta vuelta a la rutina puede llegar a ser especialmente dura, tanto que incluso se puede sufrir el síndrome del estrés postvacacional, este tipo de estrés se estima que puede llegar a afectar hasta un 30% de la población.

Esta tristeza tras las vacaciones puede acarrear algunos síntomas como alterar el sueño, reducir el apetito, provocar irritabilidad o dolor muscular e incluso desmotivación. No obstante, existen algunas formas de paliar este estrés postvacacional, para que la vuelta sea un poco más llevadera.

Cómo aliviar el estrés postvacacional

En primer lugar, lo ideal sería volver algunos días antes de empezar el trabajo y no apurar hasta el último minuto, para que el shock sea un poco menor y que puedas nuevamente acostumbrarte a tu día a día y más si has estado fuera de tu casa.

En segundo lugar, intenta regular nuevamente tus horarios, sobre todo los de sueño. Si has estado trasnochando mucho durante el verano intenta ir acortando esas horas nocturnas para acercarlas más a tus horas habituales para ir a trabajar y retomar los 8 horas de sueño diarias.

También puedes empezar a organizarte, planificando o agendando las cosas que tendrás que hacer en los días siguientes como posibles reuniones o las horas de gimnasio, así como recuperar hábitos más saludables en la dieta. También deberás ir reduciendo poco a poco tus planes de ocio para ajustarlos más a los habituales que tienes durante tu semana laboral.

Seguro que te interesa:

Vuelta de vacaciones: consejos para hacer una limpieza general de tu casa

Novamas » Vida

Publicidad