NovaMás » Vida

CONSEJOS

Cómo se debe acariciar a un gato para que no termine arañándote

Podemos demostrarle nuestro cariño a través de caricias y atenciones, pero es importante saber cómo acariciar a los felinos para que no se enfaden.

Publicidad

A pesar de que existe la idea generalizada de que los gatos son animales ariscos, lo cierto es que pueden llegar a ser muy cariñosos. A diferencia de los perros, los felinos son más cautos y misteriosos, por lo que debemos ganarnos su confianza para ver su lado más amable. Cuando lo conseguimos, el afecto que podemos recibir por parte del minino es indescriptible.

Si bien es cierto que son más independientes que los canes, cuando un gato coge confianza tiene gestos que nos indican que nos considera parte de su familia. Nosotros, como dueños, también podemos demostrarle nuestro cariño a través de caricias y atenciones, pero es importante saber cómo acariciar a los felinos para que no se enfaden.

En el vídeo te contamos todo lo que necesitas saber para acariciar a un gato para que no termine arañándote.

¿Cuáles son las zonas que no debes tocar cuando acaricias a un gato?

Puede ser tentador querer acariciar la barriga de un gato. Es aterciopelada y agradable al tacto, pero no a todos los felinos les gusta que le toquen esta zona. Hay formas correctas e incorrectas de mimar a un gato, ¿cómo hacerlo para que no te termine arañando?

Los gatos son muy diferentes unos de otros. Si bien hay algunos que son más permisivos que otros en las caricias, existen ciertos aspectos que debemos tener en cuenta. Uno de ellos es saber detectar las señales. Si no estás familiarizado con tener un gato, ofrece tu mano con delicadeza para que se acerque a ti. Si quiere que lo toques, se aproximará.

Debemos utilizar las puntas de los dedos y nunca la palma de la mano cuando le rascamos la parte superior de la cabeza. El contacto debe ser delicado, suave y con movimientos ligeros. La piel de los felinos es muy sensible, por lo que cualquier caricia brusca será motivo de queja.

Evita tocar las orejas, los laterales del cuerpo, las patas o la cola. Si eres un desconocido para el minino, debes dejar que se acostumbre a tí y tú, al mismo tiempo, conocer cuáles son sus límites.

Finalmente, nunca acaricies a un gato cuando está boca arriba. Cuando los gatos exponen su barriga significa que confía en que no infringirás su espacio personal. Intentar darle una caricia cuando está colocado en esta posición es romper esa confianza y que instantáneamente muerdan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Cómo reñir a un gato para que sepa que ha actuado mal

Publicidad