NovaMás » Vida

CRIANZA

Cómo conseguir una comunicación efectiva con mi hijo adolescente

Los padres tenemos buenas intenciones, sin embargo, sin darnos cuenta podemos estar complicando la relación con nuestros hijos.

Cómo conseguir una comunicación efectiva con mi hijo adolescente

iStock Cómo conseguir una comunicación efectiva con mi hijo adolescente

Publicidad

Como madres y padres de adolescentes nos toca experimentar en primera fila la transición que viven nuestros hijos, dejando a un lado su niñez y entrando a esta etapa de aventura que nos causa un poco de temor e incertidumbre.

Seguramente nos estaremos preguntando: ¿dónde está mi niño el que siempre estaba de buen humor?, ¿dónde está mi hija que siempre me lo explicaba todo?

La adolescencia es un periodo en el que los jóvenes comienzan a experimentar muchos cambios físicos, psicológicos, emocionales y sociales; entre ellos la manera en que se comunican con sus padres.

Quiere una cosa y dice lo contrario

Esta es una realidad que causa incertidumbre porque no sabemos descifrar lo que verdaderamente está sintiendo o deseando nuestro hijo.

La mayoría de las veces podemos dejarnos llevar por lo que expresa verbalmente y, hasta cierto punto, intentar “tener la fiesta en paz”, pero no siempre es así de sencillo.

En esta etapa, les suele parecer muy pesado que les cuestionemos con muchas preguntas, se sienten ofendidos y responden diciendo: “Ya basta con este interrogatorio, no me pasa nada”.

Puede ser que como madre interpretes estas palabras como que tu hijo no quiere que le preguntes más. Sin embargo, a menudo el mensaje que quiere transmitir realmente es: “Interésate por mí, pero no exageres con la sobreprotección y el interrogatorio; te necesito cerca, pero dame mi espacio”.

Elige tus batallas

Tendremos que estar atentos y, por lo tanto, seleccionar muy bien los puntos o aspectos que vamos a comentarles, pedirles o cuestionarles.

No podemos ir a todo y por todo. La etapa de la adolescencia se caracteriza por estar ensimismados en ellos mismos, sus cosas, su móvil, sus amigos; así que enfoquémonos en lo que apremia e intentemos ir paso a paso, sin avasallar.

No pospongas sus conversaciones

Quizá te haya pasado (aunque muy puntualmente) que tu adolescente se acerque con la intención de contarte algo, pero no es el momento indicado: estás ocupada con otra tarea, cansada, puede ser que estés a punto de irte a dormir o bien, que estéis a punto de llegar al colegio cuando de pronto te das cuenta que el tema del que te quiere hablar es importante.

Cuando suceda, no pospongas sus conversaciones nunca. Aunque como padres estéis cansados, agotados o no sea el momento ni la hora ideal.

En la adolescencia priman los impulsos y, si en ese momento, quiso contarte “aquello”, en lugar de contestar “mejor mañana, que ahora estoy muy cansada”, haz un esfuerzo por escuchar. Y recuerda que el secreto está en hablar menos y escuchar más.

¿Cómo reaccionar si lo que te cuenta no te parece adecuado?

Es importante que nos centremos en escucharlos, dejando que nos cuenten y compartan, sin interrupciones, regaños o sermones. De lo contrario, seguramente en futuras ocasiones se cierren y ya no querrán explicarnos nada en el futuro.

En algún momento puede ser que escuches algo que te parezca inadecuado o incorrecto y es fundamental que no se lo hagas saber en ese momento, Al menos deja pasar unas horas y, como máximo al día siguiente, compártele con respeto que aquel punto en particular te dejó reflexionando y que piensas de forma diferente a lo que te explicó.

En definitiva, la comunicación con nuestros adolescentes no es cosa sencilla, pero con amor, cariño, respeto y conociendo un poco más de esta etapa lo haremos cada vez mejor. Después de todo, no durará para siempre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Los maquillajes de carnaval más espectaculares

Publicidad