Novamas » Vida

CONSEJOS

Cómo calmar unas plantas de los pies doloridas

Algunos malos hábitos pueden hacer que nuestros pies terminen doloridos y hacer que sean más susceptibles a todo tipo de daños.

Publicidad

Los pies son la base de todo nuestro cuerpo, razón por la que es tan importante mantenerlos lo más saludables posible. Muchos años de desgaste puede traer consecuencias casi irreparables, como el uso excesivo de zapatos inadecuados, llevar una vida sedentaria o simplemente no secarlos adecuadamente después de cada ducha.

Algunos malos hábitos pueden hacer que nuestros pies terminen doloridos y hacer que sean más susceptibles a todo tipo de daños. Pero además del cuidado general de los pies, es esencial cuidar de la piel con una buena hidratación. Unos talones secos y ásperos persistentes pueden provocar la aparición de grietas.

Pero, ¿qué hacer cuando las plantas de los pies nos duelen por factores externos que nada tienen que ver con un mal hábito? En el vídeo te contamos cómo aliviar este daño. +

Remedios efectivos para aliviar unas plantas de los pies doloridas

Son muchos los motivos que nos pueden llevar a tener unas plantas doloridas. Pasar mucho tiempo de pie, exceso de ejercicio o calzado inadecuado son algunas de las causas más comunes, y aunque la consulta médica es obligatoria cuando el dolor es duradero o muy fuerte, existen algunos remedios con los que puedes aliviar los daños.

  • Bolsa de hielo o compresa. Aplicar frío con una bolsa de hielo o con compresas es uno de los remedios más eficaces para atenuar el dolor de inmediato. Las bajas temperaturas cuentan con propiedades antiinflamatorias, por lo que resulta ideal para aliviar las plantas doloridas.
  • Automasaje con una pelota de tenis. Por otro lado, también podemos intentar realizar un ejercicio para intentar mitigar el dolor. Para ello bastará con sentarse en una silla y colocar una pelota de tenis en el suelo. A continuación tendremos que hacerla rodar hacia adelante y hacia atrás con movimientos suaves. Después de varios minutos el dolor debería haber mejorado.
  • Caminar por casa sin zapatillas. Por último, lo creas o no, caminar sin zapatillas también es un gran alivio para nuestras plantas. En muchas ocasiones el dolor deriva de tener los pies cansados, por lo que el hecho de no llevar ninguna estructura que dificulte el problema, el dolor terminará desapareciendo a medida que pase el día.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Consejos para la perfecta pedicura (y para tener pies sanos)

Publicidad